Novedades | News

Los desafíos del internet de las cosas en el mundo empresarial

 
Logo KW
Los desafíos del internet de las cosas en el mundo empresarial
de System Administrator - viernes, 24 de febrero de 2017, 23:30
Grupo Colaboradores / Partners

Los desafíos del internet de las cosas en el mundo empresarial

por Cristián Vera-Cruz

Expertos analizan el impacto de IoT en las empresas, en términos de seguridad, procesamiento de datos, uso de la red y valor al negocio.

Las empresas de todo el mundo, y por cierto, también de Latinoamérica, enfrentan hoy el gran desafío de aprovechar el potencial del internet de las cosas (Internet of Things, IoT) para reducir costos, generar nuevos negocios y ofrecer innovadores productos y servicios al mercado.

La IoT cubre una serie de tecnologías que permiten conectar dispositivos de forma inalámbrica donde cada uno puede monitorear o controlar diversos activos, procesos u otros dispositivos utilizando sensores y actuadores. Dependiendo de la aplicación, esta puede ser manejada de forma autónoma con poca o nula intervención humana.

El impacto esperado de esta tendencia en todas las industrias es muy grande y algunos consideran que será similar al provocado por la llegada de los computadores en el siglo XX o las máquinas en el siglo XIX.

No obstante, no todas las aplicaciones son masivas, algunas industrias tienen requerimientos y costos que pueden retrasar su despliegue inmediato. El crecimiento es por ahora el esperado en las predicciones de los analistas y la principal barrera es la inversión para migrar los modelos tradicionales de operación al uso de tecnologías inalámbricas. Al igual que el crecimiento de internet, se requieren dispositivos específicos para cada industria y una adaptación de procesos para utilizar la información que se genera, procesarla, mostrarla en diferentes dispositivos y hacer una retroalimentación hacia el dispositivo, el activo o el proceso que resguarda o monitorea.

Analistas señalan que para algunas aplicaciones de uso masivo, como la telemetría o las ciudades inteligentes, algunas redes con capacidades particulares están siendo desplegadas (como las redes LPWAN). Al tener un costo menor, tanto para la conectividad como en equipos, será posible desplegar un número mayor a los contemplados con las redes actuales (GSM).

Chile tiene un avance importante en la implantación de servicios IoT. De acuerdo con un reporte publicado en 2015 por Machina Research y 4G Americas, se proyecta para 2024 la existencia de más de 5.4 millones de dispositivos conectados por red celular (M2M dentro de IoT).  Algunas de las aplicaciones desplegadas en Chile bajo esta tecnología son utilizadas para rastreo de vehículos y flotas, banca, minería, agricultura y ciudades inteligentes.

 

Cristián López Urbina, InMotion

A juicio de Cristián López Urbina, gerente Unidad Cloud de In Motion, IoT busca medir e interconectar dispositivos. “No es un concepto nuevo, existe desde hace más de 30 años, incluso antes de la internet. Pero, ¿qué ha cambiado? Ya no son sistemas de comunicaciones por radiofrecuencia los que se interconectan ni aquellos que usan la misma marca de dispositivo. Por el contrario, son todos aquellos dispositivos que tienen la capacidad de comunicarse por un protocolo que les permite consumir servicios o que sean consumidos por otros servicios; también dispositivos independientes de si son de la misma familia, por ejemplo, un refrigerador y un televisor”, explica.

López Urbina agrega que, en este sentido, los avances son variados, “desde dispositivos que cuentan con mecanismo de comunicación vía WiFi y redes de datos celulares, entre otros, hasta protocolos que norman la transferencia de información tales como MQTT. Junto con ello, el precio de los dispositivos ha ido bajando y la infraestructura en la nube ha ido realizando las innovaciones necesarias para soportar la carga transaccional que pueden generar los miles o millones de transacciones por segundo que deben ser soportadas. Por otra parte, los grandes fabricantes de microconductores y microprocesadores han comenzado a incorporar de manera nativa en sus chips la tecnología IoT en sus equipos”, opinó.

El especialista agrega que los avances que aún faltan, se relacionan con la definición de estándares de implementación. La publicación y adopción de estos son los que finalmente empujan a la adopción rápida de tecnología, ya que garantiza que la selección de un dispositivo no estará sujeta a ser descontinuado rápidamente por estar fuera del estándar.

IoT se posiciona en las empresas

 

Carlos Romero, Gemalto

Para Carlos Romero, Marketing Business Development & Innovation LATAM de Gemalto, las áreas de aplicación de IoT son muy diversas. “Cubren una amplia cantidad de industrias, como automotriz, seguridad tanto residencial como comercial e industrial, monitoreo y control de procesos industriales, rastreo de vehículos, flotillas y mercancías, distribución y producción de energía eléctrica, gas y agua (servicios/utilities), agricultura y minería (áreas donde el monitoreo y medición de datos es crítico), comercios con máquinas expendedoras, banca con terminales POS, ATMs y quioscos, salud móvil y en los últimos años las contenidas dentro de las iniciativas de ciudades inteligentes. Las áreas de aplicaciones cubren prácticamente todos los aspectos industriales, comerciales, de gobierno y personales del mundo actual”, enfatiza.

En tanto, Diego González, gerente general de Defontana, explica que en el último CES 2017 realizado en Las Vegas (EEUU), por ejemplo,  se presentaron todo tipo de aparatos relacionados con IoT, desde autos y motos, sistemas de audio, televisores, cerraduras,  wearables, refrigeradores y muchos otros. “Así, queda de manifiesto que IoT puede transformarse también en un aspecto clave como tecnología operativa para las organizaciones y dar valor agregado al entorno del trabajo, por ejemplo con iluminación inteligente, servicios de geo-localización, sistemas interconectados de aire acondicionado, de seguridad u otros. IoT también puede mejorar las experiencias de los clientes, optimizar los procesos de negocio y el desarrollo de productos. En ese sentido, IoT puede permitir a un fabricante, por ejemplo, conectarse directamente con el usuario de su producto, lo cual no solo puede optimizar la experiencia del cliente, sino también el soporte, las ofertas de servicio y el producto en sí mismo”, comenta González. Agregó que nNo obstante, en Chile, para cumplir ese potencial es vital superar algunos desafíos, como la escalabilidad, interoperabilidad, ancho de banda, una nube robusta y seguridad.

A juicio de  Pablo Iturbe, CEO de Tigabytes, gracias a los avances tecnológicos de los últimos años, podemos adquirir cada vez más y mejor tecnología a precios más competitivos: “Dependiendo de la industria, esto ha permitido avances importantes en IoT: hoy existen sensores de todos los tipos y tamaños, que sumados a la gran conectividad actual, entregan a diario millones de datos a las empresas. Estamos en una conyuntura en que lo que queremos medir ahora se puede dado a los bajos precios de dispositivos, disponibilidad de los mismos y bajos precios de conectividad. Hoy se puede tener, en tiempo real, indicadores de rendimiento, errores, registros, prácticamente todo lo que uno quiera. Hoy algunas empresas pueden predecir fallas, anticipándose a estas y corrigiéndolas antes que sucedan. Un buen análisis de IoT es vital para que las empresas puedan mejorar sus procesos, reaccionar rápidamente, tomar decisiones efectivas y bien fundamentadas”, explica el experto.

 

Javier Burgos, IBM

Por su parte, Javier Burgos, Chief Architect IoT en IBM Chile, señala que “IoT significa telemetría, comunicación, analítica y cognitividad, englobadas en un gobierno de solución, de forma segura.  A través de distintos dispositivos (sensores), hoy la tecnología nos permite ver, oler y escuchar para alertar de forma temprana e informar a los involucrados a través de todo medio de comunicación (terrestre o satelital).  Con toda esta información podemos aplicar analítica científica, por la cual podremos determinar patrones que nos guiaran a poder tomar alguna acción. Pero a su vez tenemos el rol Cognitivo de IBM Watson que nos recomienda, basado en el aprendizaje, qué decisiones podemos tomar. Y el ser humano es quien decide qué acción ejecutar”.

El impacto de IoT en la seguridad TI

Durante años, parecía que la seguridad de los dispositivos IoT abordaba un problema inexistente. Pero ya no, los casos más recientes de ataques en internet han llevado a que muchos usuarios se preocupen cada vez más por la seguridad y quieran saber cómo pueden mantener los dispositivos protegidos.

Camilo Gutiérrez Amaya, jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica,  manifiesta que a medida que la tecnología se sigue expandiendo a un ritmo exponencial, la superficie de ataque potencial también se expande, y lo único que necesita un atacante es encontrar una pequeña brecha para entrar y provocar daños. Por lo tanto, las empresas deben empezar a considerar todos estos dispositivos dentro de sus planes de gestión de seguridad, ya que una pequeña brecha puede ocasionar grandes problemas en otras áreas. Si los estafadores logran acceder a la red de la empresa a través de uno de estos dispositivos, pueden hacerse pasar por equipos de confianza y los firewalls los considerarán seguros.

 

Camilo Gutiérrez, ESET

“No pasará mucho tiempo antes de que todos los dispositivos estén conectados a internet, por lo que la seguridad en IoT es un aspecto clave en el futuro inmediato. El gran reto es que no será posible proteger todos los dispositivos, dado que en muchos de ellos no habrá suficiente memoria para ejecutar un software de seguridad, por lo que será necesario proteger mejor la red para descubrir las brechas de seguridad o, mejor aún, evitarlas desde el comienzo”, aconseja Gutiérrez.

El vocero de ESET prosigue: “La protección de estos enjambres de dispositivos depende de la fuerza del eslabón más débil de la cadena. Este eslabón muchas veces es el enrutador de WiFi de 10 años para el que nunca se actualizó el firmware, pero en realidad puede estar en cualquier parte de la red. Es en este punto donde las empresas deben fortalecer su gestión para realmente garantizar la protección de su infraestructura tecnológica. De hecho, ya en muchos aspectos en lugar de hablar de internet de las cosas empezamos a hablar de “internet de todo” (Internet of Everything, IoE). Por lo tanto, la seguridad cambia de dimensión. Es decir que, si hay seguridad a nivel atómico en los miles de pequeños sensores y computadores en el lugar de trabajo, la casa y los vehículos del futuro, mejorar la seguridad de cada uno de ellos es un gran paso para proteger todo lo que se encuentra conectado”, detalla el experto.

El gerente de la unidad de nube de In Motion, Cristián López Urbina, agrega que en el aspecto de la seguridad, “siempre estará presente la problemática de cómo se resuelve los datos que viajan por la red; si van encriptados o no; si es información confidencial la que se está obteniendo o que tan vulnerable puede ser un protocolo de comunicación para permitir la modificación de los datos que se envían o, incluso, enviar comandos a los dispositivos que son controlados. En este punto se deben normar aquellos aspectos que puedan ser de seguridad primordial y que su acceso sólo pueda ser realizado por un circuito cerrado. No porque la tecnología sea insegura, sino porque finalmente son personas las que los controlan y pueden equivocarse”.  

El impacto de IoT en las redes

IoT es posible gracias a la convergencia de las redes, ya que ella permite la transmisión de todo el tráfico que genera IoT en una misma infraestructura de red, es decir, la integración de los servicios de voz, datos y video sobre una sola red basada en IP como protocolo de nivel de red.

 

Diego González, DeFontana

Ahora bien, como asegura el vocero de Defontana, Diego González, el acceso inalámbrico de baja potencia (LPWA) comienza a repuntar gracias al surgimiento de todas las posibles aplicaciones del IoT.

“Es una solución de gran escala y bajo costo ideal para sensores geográficamente dispersos y con un bajo volumen de datos donde se requiere un mayor período de vida de batería o un bajo consumo energético. Asimismo, seleccionar una red inalámbrica para un dispositivo IoT requiere balancear diversos requisitos contradictorios, como la vida de la batería, ancho de banda, rango, costos del dispositivo, costos operacionales, etc. La tendencia indica que estas redes de baja potencia y corto alcance dominarán la conectividad inalámbrica del IoT en el futuro y coexistirán varias con un único ganador. Por otro lado, las redes celulares tradicionales no son las más adecuadas, si se trata de redes de área amplia para IoT, ahí se buscan ratios de transferencia de Kbps, cobertura global, vida de la batería de hasta 10 años y que soporte conexiones de cientos de miles de dispositivos a una estación base. En ese sentido, y a largo plazo, el estándar NB-IoT (Narrowband IoT) dominará ese escenario”, explica el ejecutivo.

 

David Faúndez, Sixbell

Respecto de la composición del término IoT, el primero está orientado a la conectividad y el segundo pone énfasis en el objeto, aclara David Faúndez, gerente de desarrollo de negocios de networking de Sixbell. Por lo tanto, agrega, “las redes corporativas deberán estar preparadas y ser planificadas para soportar el transporte de grandes flujos de pequeños paquetes de datos, utilizando para ello, los tradicionales protocolos de comunicación de redes LAN y que las WAN corporativas sean capaces de no  generar cuellos de botellas en sitios remotos. Para ello, se deberán adoptar los avances de otras tecnologías con nuevos protocolos que han sido ideados pensando en el IoT, entre ellos figuran: el Bluetooth 4.0, la transmisión de datos a través de la luz, entre otros. Estos irán muy ligados a los estándares de comunicación de bajo consumo energético”, sostiene.

El impacto de IoT en el procesamiento de datos

 

Pablo Iturbe, Tigabytes

Los expertos advierten que si una empresa no tiene capacidad de análisis, la información que recopile no vale nada. Es fundamental tener herramientas que permitan analizar información en tiempo real, cruzarla con datos históricos para ver tendencias, y hacer todo esto de manera rápida y a bajo costo. “Algunas decisiones se deben tomar en minutos, no en horas o días”, destaca Pablo Iturbe de Tigabytes. “Para esto, hoy día existen dos opciones: tener todo en infraestructura local o hosting, lo que implica inversión en software y hardware que puede alcanzar los cientos de miles de dólares, o tener todo en la nube, donde hay tres alternativas [principales]: Google Cloud, AWS y Microsoft. Estas empresas proveen toda la infraestructura necesaria para procesamiento de datos con un ahorro sobre el 90% de opciones tradicionales. Se paga según consumo y teniendo millones de computadores disponibles, las empresas no tienen que preocuparse de picos en la demanda computacional y pueden contar con información en segundos o minutos en vez de horas o días”, opina Iturbe.

López Urbina, de In Motion, cree que a partir de IoT, el desafío de soportar la carga de procesamiento de grandes volúmenes de información, o transacciones concurrentes, no será problema con la rápida adopción de la nube. “Hace ya un tiempo que los procesamientos en bases columnares y documentales, junto con plataformas transaccionales en modalidad PaaS, tienen resuelto ese problema y provocarán que las empresas se centren en su negocio”.

Por su parte, Diego González, de Defontana, indica que la enorme cantidad de datos, generada a diario desde distintas fuentes, implica grandes capacidades de almacenamiento y de procesamiento, así como el análisis de la información recolectada a través de los dispositivos, en cuanto a patrones de consumo, segmentación y perfilación de personas, y también en lo relativo al contacto con los clientes. Los datos deben transformarse en información relevante para la toma de decisiones.

“En definitiva, muchas aplicaciones de IoT generarán muchos datos en tiempo real que deben ser analizados”, advierte González. “Para cubrir esos requisitos han surgido plataformas DSCP (plataformas de computación de stream distribuido), lo que también se conoce como  Event Stream Processing. Por último, los modelos de negocio IoT explotarán la información recolectada de muchas formas para entender el comportamiento de clientes, mejorar productos, prestar nuevos servicios, etc. En ese aspecto, IoT requiere nuevas aproximaciones analíticas, con nuevas herramientas y algoritmos”, concluye. 

Leer más:

Link: http://searchdatacenter.techtarget.com