Novedades | News

Es sorprendentemente fácil convertirse en una persona optimista

 
Logo KW
Es sorprendentemente fácil convertirse en una persona optimista
de System Administrator - martes, 5 de septiembre de 2017, 13:13
Grupo Colaboradores / Partners
COMPORTAMIENTO Y SOCIEDAD

Es sorprendentemente fácil convertirse en una persona optimista

Usted puede cambiar su actitud y esto le traerá beneficios

Por Karinna Hurley

Tome los próximos cinco minutos e imagínese en el futuro. A esa futura versión de usted le está yendo maravillosamente. Ha trabajado duro y está recibiendo las recompensas. Está logrando todo lo que se propuso hacer. Todo ha resultado de la mejor manera posible. Ahora, ¿cómo se siente?

Independientemente de cuán prometedor cree que su futuro será, hay un montón de razones prácticas para ser optimista. En primer lugar, su perspectiva positiva sobre el futuro le ofrecerá réditos en el presente, el cual es más probable que disfrute. No solo sus amigos apreciarán su actitud optimista, sino que usted posiblemente estará con ellos por más tiempo para disfrutar de la vida. Y si llega a experimentar problemas de salud, ser optimista puede ayudarle a recuperarse mejor.

Bueno, resulta que hacerse más optimista es posible… y sorprendentemente fácil. Por ejemplo, en un estudio realizado en 2011, los investigadores compararon un grupo de personas que participaron en un ejercicio, de cinco minutos, de pensar positivamente sobre su futuro yo. Y en paralelo, un grupo de comparación solo se imaginaba sus actividades típicas del día. Los participantes en el grupo del “mejor yo posible” aumentaron significativamente su optimismo tanto después del primer día, como después de dos semanas completas. Sin embargo, a través de estudios con una variedad de métodos de intervención, poblaciones y medidas de resultado, se han reportado diferentes niveles de éxito en la tarea de cambiar el optimismo.

Con el objetivo de comprender, en general, si las intervenciones de optimismo funcionan, un equipo de investigadores realizó recientemente un meta-análisis: un método que combina los resultados de los estudios publicados individualmente para un nuevo análisis estadístico. Los autores John Malouff y Nicola Schutte publicaron recientemente sus resultados en The Journal of Positive Psychology.

Se identificaron 29 estudios de intervención de optimismo que incluyeron: medidas de optimismo, asignación aleatoria de participantes, un grupo de control (sin intervención) para la comparación y resultados estadísticamente apropiados para la recombinación del meta-análisis. Luego, combinaron a todos los participantes de los 29 estudios, un total de 3.319, en un grupo que recibió entrenamiento de optimismo y un grupo que no lo hizo. Su análisis reciente reveló que la intervención tuvo un impacto en el optimismo de las personas. Felizmente, el cambio fue un incremento.

Puesto que parece posible aumentar el optimismo, ¿por qué algunos estudios reportaron más éxito que otros? ¿Recuerda el “mejor yo posible”? Bueno, terminó siendo el método más óptimo de intervención que otros (como, por ejemplo, una técnica de psicología positiva). Otros elementos que fueron relevantes van desde cómo se evaluó el optimismo hasta cuándo (directamente después de la intervención o algún tiempo después). Aunque, como señalan los autores, tales análisis secundarios no deben ser vistos como causales. De hecho, los factores de diseño entre los estudios pueden llevar a que terminen siendo confundidos entre sí, impulsados por variables externas, o que existan muy pocos estudios para sacar conclusiones concretas. Por ejemplo, se encontró que las intervenciones realizadas en línea tuvieron menos éxito que aquellas que incluían algún componente persona a persona, pero de los 29 estudios solo cinco fueron hechos únicamente en Internet. Sí, el entrenamiento puede ayudarle a ser más optimista, pero el tipo de intervención y el ajuste individual importan.

Todavía hay mucho que aprender en el campo de la formación de optimismo, tal como, ¿cuánto duran los efectos y qué podría hacer que algunas personas tengan más éxito después? Pero, la buena noticia es que, incluso si normalmente no está seguro de que el vaso está medio lleno, hay esperanza para desarrollar un visión más positiva. Tal vez un primer paso sería imaginar un futuro yo como una persona más optimista.

Link: https://www.scientificamerican.com