Referencias | References


Referencias completas de vocabulario, eventos, crónicas, evidencias y otros contenidos utilizados en los proyectos relacionados con biotecnología y neurociencia de la KW Foundation.

Full references of vocabulary, events, chronicles, evidences and other contents used in KW Projects related to biotechnology and neuroscience.

Navegue por el glosario usando este índice.

Especial | A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | Ñ | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z | TODAS

Página:  1  2  3  (Siguiente)
  TODAS

F

Logo KW

Facebook experiment points to data ethics hurdles in digital research [992]

de System Administrator - jueves, 13 de noviembre de 2014, 17:35
 

Facebook experiment points to data ethics hurdles in digital research

by Jack Vaughan

A controversial Facebook research study that came to light this year provides fodder for discussions on the ethical issues involved in digital experimentation efforts.

Digital experimentation is a flowering field. But a Facebook experiment that came into the public eye earlier this year has cast a harsh light on the practice.

Many people see the Web as a big laboratory for research, it's true. But digital experimentation will not get a free ticket to ride. Ethics issues -- ones that may come to affect the work of data management and analytics professionals -- lurk in the fabric of the new techniques.

Facebook discovered that after news emerged about a study it quietly conducted with Cornell University researchers in 2012. The social networking company altered the regular news feeds of some of its users for one week, showing one set of users happy, positive posts while another set saw dreary, negative missives. The results were contagious: Happiness begat happiness and sadness spawned gloom.

Measuring emotional contagion

Unlike in medical clinical trials, though, the participants weren't explicitly made aware that they were being studied. Few were the wiser until the Cornell crew published a paper titled "Experimental evidence of massive-scale emotional contagion through social networks" in the June 17 issue of the journal Proceedings of the National Academy of Sciences. Contagion is catchy: The New York Post news desk could scarcely have come up with a punchier headline.

But the study proved to be a matter of contention. Many people found it troubling that Facebook made guinea pigs of users. Their only warning was some arcana buried in a one-click user agreement.

The Facebook study also stands out because it mixed two usually distinct types of research: a company trying to fine-tune a product and scientists trying to test hypotheses. The blending has helped carry discussion of Facebook's experiment in manipulation beyond social media and news organizations. That was underscored last month at the Conference on Digital Experimentation (CODE) at MIT, where the experiment was among the topics being talked about.

Spotlight on digital experimentation

Speakers at the conference discussed advanced data science -- efficient exponential experimentation, crowd self-organization, mobile advertising effectiveness, online experiment design, and the now-perennial favorite of data analytics cognoscenti: causation and correlation. It was clear that digital experimentation currently is something largely done by big Internet companies trying to improve their online offerings. But Web-based medical research was also on the program.

A CODE panel on experimentation and ethical practice included Leslie Meltzer Henry, an associate professor of law at the University of Maryland who, together with a colleague, has written an open letter to Maryland's attorney general urging legal action against Facebook over its experiment.

While acknowledging the potential benefits of digital research, Henry thinks online research like the Facebook study should be held to some of the same standards required by government-sponsored clinical trials. "I start from the position that large-scale digital experimentation is here to stay," she said. "It can be good. That said, I do think we have to be respectful of the subjects." What makes the Facebook experiment unethical, in her opinion, was not explicitly seeking subjects' approval at the time of the study.

While they shared some criticisms, other panelists steered away from the idea of imposing clinical-style research requirements. They looked to put Facebook's activity in the context of "manipulative" advertising -- on the Web and elsewhere -- and news outlets that select stories and write headlines in a way that's designed to exploit emotional responses by readers. An underlying concern was placing strictures on large websites that aggressively mine user activity data.

The Facebook study was "unusual in the way it brought Cornell in," said Esther Dyson, the veteran technology journalist and venture capitalist whose present efforts include HICCup, a Simsbury, Conn. company that seeks to use small U.S. towns as laboratories for health improvements.

The line between scientific research and Web marketing should be clear, Dyson suggested. But she thinks users have a responsibility, too. People must understand when and how they're being manipulated, she told the conference attendees. "The best thing for all of this is a lot more education so people understand what is happening and how they are being manipulated."

Data dilemmas to work through

There are emerging medical research alternatives that also hold issues of data ethics. Because big data systems are able to trawl through masses of forms data like never before, analysis of historical medical records -- a form of evidence-based research -- is being considered by some doctors looking to better diagnose and treat diseases. But a rheumatologist at Stanford University's Lucile Packard Children's Hospital who searched past records to adjust treatment for a patient with lupus was later warned against pursuing such methods by administrators concerned about HIPAA privacy rules. This method encounters ethics issues too.

The backdrop for all this activity is a general feeling that the methodology of the traditional clinical trial has run its course. Such trials are expensive. They sometimes rely on very sparse data. A lot of statistical conniptions are used to backfill, but often the results are not reproducible.

Evidence-based research and digital experimentation could play a useful role in moving science, medicine and product development forward. But whether the goal is product improvement or scientific advancement, there will be data dilemmas to sort through -- and data professionals will eventually be called on to join in the sorting efforts.

Jack Vaughan is SearchDataManagement's news and site editor. Email him at jvaughan@techtarget.com, and follow us on Twitter: @sDataManagement.

Link: http://searchdatamanagement.techtarget.com

Logo KW

Facebook manipula las emociones de los usuarios [489]

de System Administrator - viernes, 11 de julio de 2014, 14:28
 
Su investigación perjudica a la ciencia | 07 JUL 14

Facebook manipula las emociones de los usuarios

Por qué la última manipulación de emociones de Facebook perjudica a la ciencia (y a sus usuarios).
por Javier Salas - IntraMed
 
En los últimos días se ha desatado una polémica porque Facebook utilizó a 700.000 personas para un estudio sobre contagio de emociones en la red. La controversia por este estudio, que no es novedoso, podría acabar con el equipo científico de la empresa y con el conocimiento académico de sus investigaciones
 
Entre el 11 y el 18 de enero de 2012, los muros de casi 700.000 usuarios de Facebook fueron manipulados: sin previo aviso, se redujo la probabilidad de que vieran publicaciones positivas o negativas realizadas por sus amigos (de habla inglesa). Como resultado, los usuarios estudiados cambiaron su conducta: los que vieron menos publicaciones positivas, usaron palabras más pesimistas al cabo de una semana y viceversa, los que vieron menos negatividad en sus muros fueron algo más positivos. ”Publicaron como promedio una palabra emocional menos, de cada mil palabras publicadas, a lo largo de la semana siguiente”, explica Adam Kramer, del grupo de científicos de Facebook, que realizó este experimento junto con investigadores de las universidades norteamericanas de Cornell y California en San Francisco.
 
 

El estudio se publicó en la red el 2 de junio, en la revista científica PNAS, señalando que las emociones son contagiosas también en las redes sociales, como ya se había demostrado anteriormente en entornos físicos. Sin embargo, en la última semana, un terremoto de indignación ha sacudido los cimientos de Menlo Park, donde Mark Zuckerberg tiene su cuartel general. Varias semanas después de hacerse público el estudio, medios y ciudadanos se han soliviantado al descubrir como algo inaudito dos ejes del estudio: “manipular” y “emociones”. A partir de ese momento, las reacciones se han multiplicado hasta el extremo: por ejemplo, que Facebook podría haber “matado” a alguien depresivo al manipular sus sentimientos y que habría que auditarles “como a una especie de Doctor Mengele” de la red.

Tal es el ruido generado, que las agencias de protección de datos de Irlanda y Reino Unido han anunciado que examinarán si se ha producido alguna ilegalidad porque no está claro si los términos de uso le permitían hacerlo. Sheryl Sandberg, directora ejecutiva de la empresa, dijo que estaban arrepentidos y que lamentaba haber enfadado a sus usuarios. El responsable de las políticas de la empresa en Europa, Richard Allan, aseguró:”Queremos hacerlo mejor en el futuro y estamos mejorando nuestro trabajo a partir de estos comentarios”. Kramer, el investigador de Facebook responsable del estudio, ha tenido que pedir disculpas públicamente.

Facebook manipula a diario a sus usuarios sin consentimiento directo y ya ha publicado otros estudios similares

Toda esta polémica puede terminar con un único chivo expiatorio: el equipo de data scientists que fundó en 2007 Cameron Marlow y que estaba permitiendo realizar importantes estudios sobre el comportamiento de las personas en entornos digitales, un conocimiento decisivo en el momento que vivimos. Facebook es una empresa, tiene clientes y cotiza en bolsa, y lo último que le gusta es que se les asocie con la idea de malévolos experimentos de ingeniería social. El runrún de que el grupo científico de Facebook desaparezca o deje de publicar resultados debería preocuparnos.

“Si toda esta polémica sirve para que haya mayor transparencia y más cuidado con estos experimentos, bienvenida sea; si con esto Facebook cierra su grupo científico y no volvemos a saber nada de ellos, sería la peor noticia de todas”, asegura Esteban Moro, especialista en análisis de big data en el campo de las ciencias sociales. Moro, sorprendido con la polémica, tuvo conocimiento del experimento trabajando con gente de este equipo y pensó que se trataba de “un estudio más” de los muchos que esta y otras redes sociales realizan para conocer el comportamiento de sus usuarios y, como suelen justificar, “ayudar a mejorar la experiencia”.

El grupo científico, en riesgo

“Las conclusiones del experimento en realidad no son muy reseñables, los cambios que obtienen son muy pequeños y además son cosas que ya se sabían. El problema aquí es la intervención, modificar el comportamiento de las personas estudiadas”, destaca Moro, investigador de la Universidad Carlos III. “Como investigadores, forma parte de nuestra deontología contar con el consentimiento informado de las personas cuando lo hacemos en un trabajo científico, pero esto es una plataforma privada”, señala.

“La peor noticia sería que Facebook cierre su grupo científico y deje de compartir sus datos con investigadores”, lamenta Moro

Los investigadores no avisaron a las 689.003 cobayas humanas (el 0,04% de los usuarios de Facebook, 1 de cada 2.500) de que se reduciría la probabilidad de que en su muro de aparecieran de forma natural contenidos con palabras positivas (en unos casos) y negativas (en otros). Al cabo de una semana, la gente que vio menos publicaciones positivas escribió un 0,1% menos palabras positivas en sus mensajes. De forma similar, el otro grupo publicó un 0,07% menos palabras negativas. Como señala Kramer en sus disculpas, querían comprobar si es cierto el tópico de que nos deprime ver lo felices que son las vidas de nuestros amigos: resultó que, si provoca alguna emoción, es justo la contraria.

En marzo de este mismo año, otro grupo mixto de Facebook y científicos sociales llegó a las mismas conclusiones en un estudio que analizaba cómo influía la lluvia en las emociones volcadas en la red —nos entristece— y cómo estas publicaciones se contagiaban a los amigos que vivían en lugares más soleados en ese momento. En este estudio publicado por PLoS ONE, en el que también participó Kramer, se estudiaron millones de usuarios, todos los que viven en las 100 principales ciudades de EEUU, durante tres años. No hubo críticas, pero tampoco se manipuló a las cobayas.

No es la primera vez ni será la última

Sí se las manipuló, y se las sigue manipulando, en los procesos electorales. En 2010, Facebook fue capaz de movilizar a 340.000 abstencionistas para que fueran a votar en las legislativas de EEUU: sin consultarles previamente, la red hizo aparecer en el muro de 61 millones de norteamericanos un botón que animaba a votar, mostrando a los amigos que ya lo habían hecho. Es decir, manipuló a millones de personas, sin avisarlas, para que acudieran a las urnas, aumentando un 0,14% la participación electoral de un país como EEUU. Nadie se escandalizó cuando Nature publicó este experimento en 2012.

“Sorprende la reacción en este caso y que nadie dijera nada entonces. Se entiende que animar a la gente a votar es algo bueno y crearles sentimientos negativos no lo es”, resume Moro, quien trabajó en San Diego con varios de los firmantes de estos dos últimos estudios, como James Fowler y Nicholas Christakis. ”Para mí es fascinante que todo el mundo esté abalanzándose contra este estudio cuando es algo que ya hemos hecho”, asegura Fowler.

Algo que ya han hecho y que siguen haciendo. Como ha declarado Andrew Ledvina, que formó parte del equipo de científicos de Facebook durante año y medio. ”No hay proceso de revisión per se. Cualquier persona en ese equipo puede poner en marcha una prueba. Siempre están tratando de alterar el comportamiento de las personas”, asegura Ledvina en el Wall Street Journal, que informa de que este año son medio centenar las personas dedicadas a estos trabajos. Los estudios científicos de Facebook suelen publicarse con acceso abierto, sin las restricciones habituales de las revistas de impacto.

¿De verdad se manipularon emociones?

Mientras sus científicos sean de alto nivel, y no tengan miedo a compartir sus hallazgos, otros investigadores, los medios y la ciudadanía sabrán algo de lo que están cocinando en Menlo Park. “El debate es bueno, pero sólo surge cuando hacen públicos sus resultados. Si todo este ruido provoca que Facebook deje de publicar estudios no beneficiará a nadie”, lamenta Moro. Hace dos años se aplaudía desde las páginas de Nature las posibilidades que esta apuesta por la ciencia ofrecían al mundo de la investigación académica. Nunca nadie tuvo tal cantidad de información válida sobre la sociedad contemporánea: cuando ponen parte de ese conocimiento en manos de investigadores de las mejores universidades, al menos, puede ser de utilidad al resto de la sociedad.

De cada 1.500 publicaciones que debería ver un usuario, Facebook solo le muestra 300. Hay un cribado permanente

Por otro lado, como ha señalado el experto en salud mental John Grohol, no está en absoluto claro que el experimento afectara realmente a las emociones de los usuarios. Estos trabajos se centran en herramientas que presuponen sentimientos en determinadas palabras y oraciones, no es un estudio sobre las emociones de las personas. “Llegan a sus conclusiones analizando el lenguaje de pequeñas piezas de texto. Las actualizaciones de estado de Facebook rara vez tienen más de unas pocas frases. Los investigadores no miden realmente el estado de ánimo de nadie”.

Como reconoce el propio Kramer, “el impacto real sobre las personas del experimento era el mínimo para detectarlo estadísticamente”. Y en el peor de los casos, si de algo sirve la manipulación de cientos de miles de usuarios en este experimento es para evitarle sentimientos negativos a los demás 1.300 millones, como vino a defender Monika Bickert, responsable de políticas públicas de la compañía. Desde luego, Facebook prefiere tenernos contentos en su portal para que pasemos cuanto más tiempo mejor interactuando todo lo posible.

Somos cobayas humanas

Cada vez que un usuario accede a su página de Facebook, hay un promedio de 1.500 publicaciones esperando a ser vistas. Pero la red no las muestra todas: las criba hasta dejarlas en apenas 300. Las publicaciones de ONG en Facebook han pasado de mostrarse al 20% de sus seguidores a solo un 1% o 2%, para fomentar las campañas de pago. Es un cribado que se realiza permanentemente, entre las 2.500 millones de publicaciones que se realizan a diario, en función de algoritmos que premian innumerables valores y que, como resultado final, buscan el beneficio de la empresa. “Es una plataforma privada, con gastos e intereses, y el producto eres tú”, zanja el investigador de la Carlos III.

Lo mismo sucede con otras plataformas de internet, como Google, que tiene un conocimiento tan o más exhaustivo de sus usuarios y que realiza nada menos que 20.000 experimentos de este tipo cada año. Evidentemente, no pide permiso, salvo en los términos y condiciones de uso que todo el mundo acepta pero que nunca nadie lee. Y un simple cambio en su motor de búsqueda podría manipular decisiva e inadvertidamente resultados electorales, como asegura este estudio. Por no hablar de la publicidad que se cuela en nuestras vidas a diario tratando de alterar nuestra conducta. En los centros comerciales, absolutamente todo, desde la música a la luz están pensados para manipularnos emocionalmente para fomentar el consumo. “Pero con Facebook siempre llueve sobre mojado”, resume Moro.

REFERENCIA

'Experimental evidence of massive-scale emotional contagion through social networks' doi:10.1073/pnas.1320040111

Fuente: IntraMed

 
Logo KW

Facebook’s Internet Drone Team Is Collaborating with Google’s Stratospheric Balloons Project [1526]

de System Administrator - domingo, 18 de octubre de 2015, 14:34
 

Rich DeVaul of Google and Yael Maguire of Facebook talk with moderator David Kirkpatrick at the Solve conference about their efforts to widen Internet access.

Facebook’s Internet Drone Team Is Collaborating with Google’s Stratospheric Balloons Project

By Tom Simonite

Google and Facebook are lobbying to alter international law to make it easier to provide universal Internet access.

Facebook and Google compete intensely for your time online and for the ad dollars of corporations. But now the two companies are collaborating on efforts to use balloons and drone aircraft to expand Internet access to the four billion people that don’t have it.

Documents filed with the U.S. Federal Communications Commission show that both companies are pushing for international law to be modified to make it easier to use aircraft around 20 kilometers above the earth, in the stratosphere, to provide Internet access.

Google has been working for several years on balloons that float in the stratosphere and function as aerial cell towers to provide Internet access in areas with poor infrastructure (see “10 Breakthrough Technologies 2015: Project Loon”). Facebook is developing solar-powered drones the size of airliners for the same purpose, although they would link to ground stations, not directly to mobile devices (see “Meet Facebook’s Stratospheric Internet Drone”).

At the Solve conference at MIT in Cambridge, Massachusetts, on Monday, representatives of the competing projects said they are now working together, although they wouldn’t say exactly how.

In a session dedicated to the question of how to give everyone on earth access to the Internet, the companies were asked why they didn’t collaborate instead of running parallel efforts to achieve the same thing. “You shouldn’t presume that we’re not already working together,” said Yael Maguire, who leads Facebook’s Connectivity Lab working on Internet access. Rich DeVaul, who was leader of Google’s balloon project when it first began in 2011, confirmed that the leaders of the two projects are talking. “I’m looking forward to collaborative possibilities as well as some friendly competition,” he said.

Maguire later declined to tell MIT Technology Review what exactly the two companies are combining forces on. “We are collaborating on certain things,” he said.

Facebook and Google’s projects overlap in many ways, not just their end goals. For example, both companies are working on using lasers to transfer data rapidly, whether between stratospheric balloons, in the case of Google, or between drones and from drones to the ground, in the case of Facebook. Google also has a project of its own investigating drones for Internet access, although it, like Facebook’s project, is at a much earlier stage than the balloon effort.

The two companies also face the same policy challenges. Using stratospheric drones or balloons at large scale will require changes to rules governing the use of airspace and wireless communications.

On June 11, Facebook and Google both filed letters with the FCC urging it to back an International Telecommunication Union motion concerned with making specific radio spectrum available to encourage deployment of “high altitude platform stations”—i.e. balloons and drones—for Internet access. If that idea gets enough support it will be discussed at the ITU’s World Radio Communication Conference in November this year. The event, held every three or four years, is a forum for revision of the international treaty that governs use of radio spectrum and communications satellite orbits.

However, even if Google and Facebook work together, corporations alone cannot truly spread Internet access as widely as is needed to promote equitable access to education and other necessities, says Nicholas Negroponte, a professor at MIT’s Media Lab and founder of the One Laptop Per Child Project.

“I think that connectivity will become a human right,” said Negroponte, opening the session at which Facebook and Google’s Maguire and DeVaul spoke. Ensuring that everyone gets that right requires the Internet to be operated similar to public roads, and provided by governments, he said.

Google and Facebook’s projects so far appear to be focused on working with existing telecommunications companies, not governments. Google plans to lease access to its balloons to existing wireless carriers, and is already running trials with several in the Southern Hemisphere. Facebook’s drone system is not yet ready for full-scale tests, but it has said it plans to release details of some of its technology for free.

Negroponte said that corporate projects like those may help drive down the cost of the infrastructure needed to widen access. But for billions more people to be brought online, it needs to be deployed by the public sector, he said. “The UN should launch and operate a low Earth orbit satellite,” he told MIT Technology Review.

Link: http://www.technologyreview.com

Logo KW

Farhad and Mike’s Week in Tech: Robots vs. Jobs [1571]

de System Administrator - domingo, 15 de noviembre de 2015, 19:46
 

Farhad and Mike’s Week in Tech: Robots vs. Jobs

Logo KW

Fármacos Citostáticos - Quimioterapia [317]

de System Administrator - miércoles, 29 de enero de 2014, 16:17
 

Quimioterapia

Una mujer que está siendo tratada condocetaxel para el cáncer de mama. Guantes fríos y enfriadores son puestos en sus manos y pies para reducir el daño a sus uñas.

Fármacos Citostáticos - Quimioterapia

La quimioterapia es el tratamiento del cáncer con un medicamento antineoplásico o una combinación de dichas drogas en un régimen de tratamiento estándar.

Los agentes de quimioterapia más comunes actúan destruyendo las células que se dividen rápidamente provocando esta enfermedad, una de las propiedades principales de la mayoría de las células de cáncer. Esto significa que la quimioterapia también puede dañar células que se dividen rápidamente bajo circunstancias normales: células en la médula óseatracto digestivo, y folículo piloso. Esto resulta en los efectos secundarios más comunes de la quimioterapia: mielosupresión (disminución de la producción de células sanguíneas, por lo tanto inmunosupresión), mucositis (inflamación del revestimiento del tracto digestivo), y alopecia (pérdida de cabello).

Los medicamentos más nuevos contra el cáncer actúan directamente contra las proteínas anormales en las células cancerígenas; esto se denomina terapia dirigida y, en el sentido técnico, no es quimioterapia.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Quimioterapia

Logo KW

Federación de la Bebida [371]

de System Administrator - jueves, 9 de enero de 2014, 16:52
 

 Richard Reed

Logo KW

Federico Faggin [326]

de System Administrator - domingo, 5 de enero de 2014, 14:27
 

Faggin

Federico Faggin es un ingeniero eléctrico y físico italiano nacionalizado estadounidense. Nació en VicenzaItalia, el 1 de diciembre de 1941 y es conocido por ser el diseñador del primer microprocesador comercial.

http://es.wikipedia.org/wiki/Federico_Faggin

Logo KW

FEMI - Dr. Edgardo Mier [237]

de System Administrator - viernes, 10 de enero de 2014, 23:27
 

 FEMI

El 16 de octubre de 2008 el Presidente de FEMI, Dr. Edgardo Mier, recibió un informe personal de Gustavo Tejera sobre el proyecto de Salud Digital en curso. Si bien el citado doctor aseguró que el informe nunca tomó estado público, algún funcionario de FEMI lo difundió. Lo que debió ser algo estrictamente personal y constructivo, derivó en un juicio ético a Gustavo Tejera sin que éste tuviera derecho a réplica. Esto ha sido y es un tema pendiente. “Matar al mensajero”, siempre vigente. La pública verdad, ausente. La FEMI y Gustavo Tejera eran socios de SUEIIDISS. Con su poder político, FEMI intentó llevar adelante el tema en la SUEIIDISS, pero ésta apenas generó una amonestación. Sin embargo, la SUEIIDISS (presidente y vicepresidente tienen relaciones comerciales entre sí, directa o indirectamente) nunca permitió que Gustavo Tejera tuviera el mismo derecho que la FEMI en presentar el tema en el mismo ámbito, argumentando que eran problemas “personales”.

Logo KW

Fibromialgia [458]

de System Administrator - viernes, 28 de marzo de 2014, 15:25
 

17 MAR 14 | ¿Existe la fibromialgia como una entidad separada?

Fibromialgia

 

¿Qué es la fibromialgia? ¿Su diagnóstico presta alguna utilidad? ¿Cuáles son los medicamentos y tratamientos no farmacológicos que pueden utilizarse?

Dres. Anisur Rahman, Martin Underwood, Dawn Carnes

BMJ 2014;348:1224

Introducción:

La mayoría de los médicos─en particular los reumatólogos, los especialistas en dolor y los médicos generales─ están familiarizados con los pacientes que se quejan de dolor corporal crónico, asociado a otros síntomas como la falta de sueño reparador, la fatiga y la depresión. A veces, a este conjunto de síntomas se lo denomina fibromialgia.

El tratamiento de los pacientes con esta condición suele ser complejo y problemático. Desde hace tiempo su diagnóstico es controvertido; algunos especialistas cuestionan la existencia de la fibromialgia como una entidad separada. Sin embargo, los síntomas y el distrés que sufren los pacientes con fibromialgia son reales.

Sus causas no se conocen por completo, y su manejo óptimo se ve comprometido por la limitada evidencia base para los tratamientos disponibles. Este artículo hace una actualización pensando en qué es la fibromialgia, si su diagnóstico presta alguna utilidad y cuáles son los medicamentos y tratamientos no farmacológicos que pueden utilizarse.

¿Qué es la fibromialgia y cuál es su frecuencia?

El dolor generalizado crónico se define como el dolor que persiste al menos 3 meses y afecta a ambos lados del cuerpo, tanto por encima como por debajo de la cintura.

En la práctica de la medicina general, el diagnóstico de fibromialgia se hace en los pacientes con dolor crónico generalizado y múltiples puntos musculares sensibles a la palpación, o que tienen síntomas asociados como la fatiga, el sueño no reparador o la disfunción cognitiva (o una combinación de ellos). Muchos pacientes tienen ambas manifestaciones: los puntos sensibles y los síntomas asociados.

En los estudios epidemiológicos, el dolor generalizado crónico se define como el dolor que persiste al menos 3 meses y afecta a ambos lados del cuerpo, tanto por encima como por debajo de la cintura. La evidencia epidemiológica de varios países demuestra que es un problema común, presente en casi el 10% de la población. No todas estas personas tienen fibromialgia.

La primera estimación de la prevalencia de la fibromialgia en la población fue del 2%, basada en los criterios consensuados para la clasificación de la fibromialgia publicados por el American College of Reumatology (ACR) en 1990. Estos criterios (sensibilidad 88,4%, especificidad 81,1%) eran simples, la fibromialgia podía ser diagnosticada en un paciente con dolor crónico generalizado, si al menos 11 de los 18 puntos específicos de la superficie corporal eran sensibles a la palpación digital.

Sin embargo, la prueba de los puntos sensibles es difícil de estandarizar, algunas personas sanas también tienen puntos sensibles, y estos criterios no tienen en cuenta el antecedente de síntomas comúnmente observados en la fibromialgia, como las alteraciones del sueño y el cansancio. Para el clínico general, pueden ser más útiles los criterios alternativos enunciados por el ACR en 2010. Estos criterios no requieren la palpación de los puntos sensibles.

En su lugar, los pacientes son evaluados por el índice de dolor generalizado, el cual divide el cuerpo en 19 regiones y los puntajes dependen de cuántas de esas regiones se reportan como dolorosas, y un puntaje de gravedad de los síntomas, que evalúa la severidad de la fatiga, el sueño no reparador  y los síntomas cognitivos. El índice de dolor generalizado y el puntaje de gravedad de los síntomas han sido combinados en un solo cuestionario con un puntaje máximo de 31, que puede ser completado por el informe del mismo paciente.

Dos estudios de población recientemente publicados que utilizaron dicho cuestionario hallaron una prevalencia de fibromialgia en la población de 2,1% en Alemania y de 6,4 % en Minnesota, Estados Unidos. En el estudio alemán, un punto de corte en los puntajes 12 a 13 del cuestionario fue estadísticamente mejor para distinguir a aquellos pacientes que cumplían con los criterios ACR 2010 de los que los cumplían, pero no hallaron ninguna distinción neta en las características clínicas entre las poblaciones anteriores y las que estaban por debajo de este puntaje. Los autores concluyeron que los pacientes con fibromialgia no son un grupo separado sino que constituyen el extremo superior de un espectro de distrés polisintomático continuo dentro de la población.

¿Quién sufre la fibromialgia?

A menudo, la fibromialgia ha sido considerada una enfermedad que afecta principalmente a las mujeres. El estudio de la población de Minnesota halló que el 7,7% de las mujeres y el 4,9% de los hombres cumplían con los criterios ACR 2010 para la fibromialgia, pero otros registros médicos paralelos que estudiaron a la misma población hallaron que solo el 27% de esas personas había recibido el diagnóstico de fibromialgia. Sorprendentemente, la prevalencia del diagnóstico médico de fibromialgia fue del 2% en las mujeres, pero solo el 0,15% en los hombres, una diferencia no consistente con la verdadera prevalencia en la población.

Del mismo modo, aunque la mayoría de los pacientes diagnosticados en las clínicas son jóvenes o de mediana edad, las encuestas de población muestran claramente que la prevalencia aumenta progresivamente con la edad, con un máximo a en la década de los 60 años. Quizás las personas mayores con dolor crónico generalizado reciben el diagnóstico de artrosis y no de fibromialgia.

Esta enfermedad no está limitada a los países desarrollados. Un gran estudio realizado en Bangladesh (n=5.211) basado en una encuesta puerta a puerta con una tasa de respuesta del 99% halló fibromialgia (criterios ACR 1990) en el 4,4% de las personas en un pueblo rural; 3,2% en una zona pobre de la ciudad y, el 3,3% en una zona urbana saludable. Estas características son similares a las observadas en los países occidentales usando los mismos criterios diagnósticos.

¿Qué causa la fibromialgia?

No se sabe a ciencia cierta qué es lo que causa la fibromialgia. Los pacientes no presentan anormalidades estructurales o funcionales características en el tejido muscular, pero el procesamiento del dolor en el sistema nervioso central es disfuncional.

Una revisión reciente concluyó que, como mecanismo fundamental en el desarrollo del dolor crónico de las enfermedades reumáticas, lo que incluye a la fibromialgia, describió la amplificación de las señales aferentes del dolor en la médula espinal, aunque sin restringirlo solamente a ella. Los factores psicológicos y sociales pueden contribuir con este mecanismo de amplificación central, y las poblaciones estudiadas han mostrado una asociación de tales factores con la iniciación y la persistencia de la fibromialgia.

Sin embargo, no en todas las personas los mismos niveles de estrés se asociaron con el desarrollo de la fibromialgia lo que hace sospechar que ciertas personas tienen un componente genético asociado. El estudio del genoma de los miembros de 116 familias estadounidenses con muchos casos de fibromialgia reportó que los hijos de los pacientes con dicha condición tienen 13,6 veces más riesgo de desarrollar fibromialgia que la población general. En esa población estudiada, solo una región del cromosoma 17 se relaciónó significativamente con la fibromialgia.

Un modelo experimental de dolor que utilizó una escala visual analógica de dolor para medir el dolor causado en el miembro superior por su exposición al agua helada halló que los pacientes con fibromialgia experimentaron un 50% más de dolor con el mismo nivel de estímulo doloroso que los controles sanos o las personas sin dolor lumbar.

También comprobó que las vías de inhibición del dolor no funcionaban eficazmente en el grupo de fibromialgia. Se ha argumentado que esta inhibición deficiente surge del desequilibrio en la médula espinal entre los neurotransmisores excitativos (como el glutamato, el aspartato, la sustancia P) y los inhibitorios (serotonina, noradrenalina [norepinefrina]), ácido γ-aminobutírico). 

Se ha informado que las muestras de líquido cefalorraquídeo de los pacientes con fibromialgia contienen concentraciones más elevadas de sustancia P y niveles más bajos de metabolitos de la serotonina, la noradrenalina y la dopamina que las muestras de los controles sanos. En los estudios para el tratamiento de la fibromialgia se han probado muchos fármacos con efectos sobre los neurotransmisores.
.
Los estudios por imágenes de resonancia magnética funcional de pacientes con fibromialgia han mostrado áreas de señalización en las zonas del cerebro relacionadas con el procesamiento del dolor y las emociones, como la amígdala, el tálamo y la ínsula.

Más recientemente,en un estudio de  en 30 pacientes con fibromialgia que fueron comparados con sujetos sanos, la resonancia magnética espectroscópica demostró un aumento del glutamato y de la glutamina en la amígdala derecha, pero no se halló correlación entre esos aumentos y los cuadros clínicos de fibromialgia. Aunque los cambios en la bioquímica del líquido cefalorraquídeo y las señales cerebrales se asocian con la fibromialgia, no está claro si dicha asociación es causal.

¿Porqué y cómo se hace el diagnóstico de fibromialgia?

El diagnóstico de fibromialgia se hace puramente sobre una base clínica.

Algunos especialistas han argumentado que es inútil hacer el diagnóstico de fibromialgia porque se le da carácter de entidad médica a este conjunto de síntomas sin explicación médica. Según la experiencia de los autores, para muchos pacientes el diagnóstico es útil, especialmente si va acompañado por una explicación de sentido común sobre la relación entre la falta de sueño, el cansancio y el dolor. Tal diagnóstico puede tranquilizar a los pacientes, al saber  que no tienen otra enfermedad más grave, como la artritis inflamatoria o el cáncer, interrumpiendo así así un ciclo de investigaciones normales repetidas en la búsqueda de un diagnóstico. Esto permite que los pacientes sigan adelante y encuentren maneras de reducir el impacto de los síntomas en sus vidas.

Dos estudios de población que revisaron las historias clínicas de 2.260 pacientes con fibromialgia que figuran en la base de datos del UK General Practice Research mostró que en los 3 años que siguieron al diagnóstico de fibromialgia hubo una disminución de las tasas de visitas al médico de cabecera, de recetas y de procedimientos relacionados con el diagnóstico, lo que lleva a una gran disminución de los costos.

No hay análisis de sangre o técnicas de imagen que sean son útiles para el diagnóstico de fibromialgia. Comúnmente, las concentraciones de proteína C reactiva y la velocidad de eritrosedimentación no están elevadas (a diferencia de las artritis inflamatorias), y las radiografías articulares suelen ser normales (a diferencia de la artrosis).

El diagnóstico de fibromialgia se hace puramente sobre una base clínica. Algunos médicos prueban la sensibilidad en los 18 sitios especificados en los criterios ACR 1990. Esto es rápido y fácil de hacer y proporciona al paciente una prueba objetiva  de que el diagnóstico es válido. Sin embargo, el 25% de los pacientes con diagnóstico de fibromialgia no tiene los 11 puntos musculares sensibles requeridos. El cuestionario de 31 puntos desarrollado según los criterios ACR 2010 no son de uso rutinario, aunque es útil preguntar a los pacientes si su sueño es reparador o sienten cansancio, o tienen dificultad para pensar y recordar claramente. En los pacientes con dolor generalizado crónico, esos síntomas indican fuertemente la presencia de fibromialgia.

La fibromialgia no es un diagnóstico de exclusión y puede presentarse junto con otras enfermedades. Un estudio de población que utilizó el cuestionario de auto reporte de 31 preguntas halló que el 17% de 845 pacientes con artrosis, el 21% de 5.210 pacientes con artritis reumatoidea y, el 37% de 439 pacientes con lupus eritematoso sistémico cumplían con los criterios ACR 2010 para fibromialgia.

Por lo tanto, al examinar a los pacientes con sospecha de fibromialgia, es aconsejable investigar también si hay signos característicos de esas enfermedades, por lo que, antes de adjudicar los síntomas a la fibromialgia, deben hacerse pruebas de detección sencillas como un hemograma completo, análisis bioquímicos básicos y marcadores inflamatorios.

En algunos casos pueden ser útiles las pruebas de función tiroidea y la determinación de la concentración de vitamina D. Los autoanticuerpos solo se solicitarán si la historia y el examen sugieren la presencia de enfermedades reumáticas autoinmunes específicas, artritis reumatoidea, lupus eritematoso sistémico o esclerosis sistémica. Esto se debe a que pruebas como los anticuerpos antinucleares y el factor reumatoideo suelen ser positivos en las personas sanas. Por ejemplo, el 13,3 % de los adultos sanos son positivos para los anticuerpos antinucleares, con un título de 1:80.

Las pruebas positivas de autoanticuerpos en los pacientes con fibromialgia que no tienen las características de la enfermedad autoinmune pueden ser engañosas. Puede ser complicado evaluar las características clínicas tales como las artralgias en la artritis inflamatoria, por la coexistencia de la fibromialgia.

El diagnóstico de fibromialgia en presencia de una artritis inflamatoria por lo general requiere el asesoramiento de especialistas. Los autores sostienen que es importante recordar que la fibromialgia se puede desarrollar en un paciente que ya tiene otro diagnóstico (por ej., artritis reumatoidea), y esta puede ser la razón de la aparentemente inadecuada reducción del dolor de la enfermedad preexistente, en respuesta al tratamiento del dolor. 

En resumen, se puede considerar el diagnóstico de fibromialgia en un paciente que tiene dolor generalizado crónico que no se explica completamente por la presencia de cualquier otra enfermedad (cáncer o artritis inflamatoria) , especialmente si el dolor es desproporcionado en relación a los signos físicos o está asociado con alteraciones del sueño, fatiga, o puntos musculares dolorosos. Para el diagnóstico de fibromialgia no es necesario derivar al paciente a un especialista, lo que sí debe hacerse si el diagnóstico es incierto─por ej., si también hay tumefacción de las articulaciones, salpullido o fenómeno de Raynaud, lo que puede sugerir una enfermedad autoinmune.

 

Tratamiento de la fibromialgia

Varios aspectos de los resultados son de interés para los pacientes─por ej., el dolor, la fatiga y la calidad de vida en general. Cuando se interpretan los efectos que informarn las revisiones sistemáticas de ensayos controlados aleatorizados se deben considerar todos los resultados.

¿Cuál es el papel de los tratamientos no farmacológicos?


Los tratamientos no farmacológicos pueden ser físicos o psicológicos (incluyendo la educación). La fisioterapia incluye el ejercicio activo y las maniobras pasivas (manipulación de las articulaciones y masajes).

Fisioterapias (activas)

En la fibromialgia, comúnmente se recomienda el ejercicio y hay pruebas fuertes y moderadas para recomendar tipos específicos de ejercicios. Una revisión sistemática de Cochrane de 34 estudios que evaluaron los efectos del ejercicio en la fibromialgia encontró que el ejercicio aeróbico regular (al menos 20 min/día, 2-3 veces/semana, durante al menos 2,5 semanas) mejora el bienestar, la capacidad aeróbica, la sensibilidad y el dolor, en comparación con ningún ejercicio aeróbico. Los ejercicios de fuerza también reducen el dolor y la sensibilidad y mejoran el bienestar, aunque la calidad de la evidencia es menor que para el ejercicio aeróbico 

Fisioterapias (pasivas)

Una revisión sistemática y 2 documentos sobre el manejo clínico de la fibromialgia proporcionaron pruebas moderadas de la efectividad de la balneoterapia (piscina climatizada o tratamientos de spa, con o sin ejercicio). Otras terapias pasivas incluyen la  manipulación, el masaje, la electroterapia y el ultrasonido. A menudo, éstos son realizados por fisioterapeutas, osteópatas o quiroprácticos. La evidencia para apoyar su uso es escasa, en parte porque los datos tienden a provenir de ensayos pequeños o piloto. 

Acupuntura
Una revisión sistemática de Cochrane de 9 ensayos proporciona evidencia de la baja a moderada efectividad de la acupuntura. Se encontró que la electroacupuntura y la acupuntura manual no fueron mejores que la acupuntura simulada para cualquier resultado, excepto la rigidez al mes (6 estudios evaluados como de calidad moderada, (n=286).

Un estudio de calidad moderada (n=58) que comparó el tratamiento estándar con la acupuntura adyuvante halló que la acupuntura reduce el dolor en el corto plazo (reducción absoluta del 30%) Cuatro estudios no comprobaron efectividad a largo plazo de la acupuntura en comparación con el tratamiento de control después de los 6 meses. La acupuntura se consideró segura y con pocos efectos adversos, pero los riesgos son inciertos debido al pequeño número de participantes en los ensayos.

Tratamientos psicológicos

Además del ejercicio, las guías para la fibromialgia recomiendan la educación y el tratamiento psicológico y conductual. La educación por lo general explica la naturaleza de la condición y la teoría acerca del mecanismo del dolor que interviene en la fibromialgia. La educación puede servir de base para el tratamiento psicológico, que generalmente se basa en el comportamiento, como la terapia cognitiva conductual. Esta terapia se basa en el tratamiento del dolor vinculándolo con los  pensamientos (humor) y el comportamiento (estrategias de afrontamiento negativo).

Hay evidencia fuerte y consistente de la eficacia de la educación para los pacientes y sus cuidadores (que generalmente incluye consejos sobre el ejercicio). La mayoría de los programas de tratamiento incluyen algún tipo de educación para la fibromialgia. La mayoría de los estudios citados utilizaron grupos para impartir educación, y esto puede ser un elemento importante en el impacto educativo.

 Vivir y hacer frente a la fibromialgia durante un largo período puede tener efectos psicológicos negativos. El humor puede modular la percepción del dolor. Una revisión sistemática examinó 23 estudios que incluyeron la terapia cognitiva o conductual. Aunque la calidad de las pruebas fue baja, se halló que dicha terapia fue superior al control, con pequeñas ventajas al final del tratamiento en la reducción del dolor, el estado de ánimo negativo y la discapacidad. La mejoría se mantuvo en el largo plazo.

Los cursos sobre el auto manejo y el tratamiento del dolo, generalmente contienen elementos de educación sobre la fibromialgia, el ejercicio y la terapia cognitiva conductual, que son los tres tratamientos no farmacológicos principales con eficacia en la fibromialgia.

Una revisión sistemática también proporciona una fuerte evidencia de que la combinación de estos componentes y la ejecución de las intervenciones combinadas (por ej., ejercicio, educación y componente psicológico) tienen efectos beneficiosos sobre los síntomas, a corto plazo.

La terapia cognitiva conductual puede ser utilizada para combatir el pensamiento negativo e ineficiente, aumentando así los efectos de las otras intervenciones─por ej., la lucha contra el temor de que el ejercicio empeore el dolor. También hay pruebas moderadas de una revisión sistemática y una suma de opiniones acerca de los beneficios de las terapias físicas y mentales, incluyendo la hipnoterapia, la biorretroalimentación  y la reducción del estrés.

¿Cuál es la eficacia de los fármacos para el tratamiento de la fibromialgia?


Los medicamentos para la fibromialgia incluyen los analgésicos, los opioides y los antidepresivos. Algunos medicamentos como la pregabalina, la gabapentina y los inhibidores de la recaptación de serotonina y adrenalina (por ej., el milnacipran y la duloxetina) alteran los niveles o la función de los neurotransmisores. Diferentes medicamentos pueden ser más o menos eficaces para las diferentes manifestaciones del trastorno. La elección del fármaco debe ser debatida con el paciente y apuntar a los síntomas más molestos, teniendo en cuenta cualquier efecto adverso posible. A veces se necesitan varios fármacos para obtener una acción terapéutica.

Los medicamentos para la fibromialgia pueden tener beneficios aparentes y provocar daños que son independientes de su acción farmacológica. Una revisión sistemática que agrupó los datos de los grupos control de estudios aleatorizados controlados, realizados para obtener la licencia del producto encontró que el 19% de los pacientes había experimentado al menos una reducción del 50 % del dolor, pero que el 11% interrumpió el tratamiento debido a los efectos adversos. Hallazgos similares se observan en los grupos control de ensayos farmacológicos para otras enfermedades.

Analgésicos

Hay pocos datos directos para apoyar el uso del paracetamol o los antiinflamatorios no esteroides ( AINE) en la fibromialgia. En una encuesta de población de 1.799 pacientes con enfermedades reumáticas, incluyendo la fibromialgia, el 60% informó que prefiere los AINE al paracetamol mientras que el 14% prefiere el paracetamol a los AINE. Cualquier decisión de prescribir AINE o paracetamol tiene que considerar la preferencia del paciente, las comorbilidades y los efectos adversos.

Opioides
El único opioide con evidencia de efectividad en la fibromialgia es el tramadol (y el tramadol combinado con paracetamol). La evidencia para el tramadol solo se limita a 1 ensayo de sección cruzada (n=12), que comparó una dosis única intravenosa de tramadol con placebo durante un período de seguimiento de 2 horas. Solo se ha publicado 1 estudio aleatorizado controlado (n=315) de tramadol combinado con paracetamol, el cual halló un beneficio en el dolor a los 3 meses.

El tramadol puede tener un efecto analgésico adicional pues favorece el aumento de la liberación de serotonina y la inhibición de la recaptación de adrenalina. Aunque su prescripción está muy difundida en atención primaria, no hay pruebas que apoyen el uso de preparados con opioides débiles como la codeína o la dihidrocodeína para la fibromialgia. Se debe evitar el uso de opioides potentes, por el riesgo de producir adicción iatrogénica a los opiáceos que no tienen licencia específica en el Reino Unido para ser usados en la fibromialgia, pero que están autorizados para el tratamiento del dolor, incluyendo el dolor de la fibromialgia. El British National Formulary clasifica al tramadol como un opioide fuerte mientras que las guías canadienses para la fibromialgia lo diferencian de los opioides potentes.

Agentes Antidepresivos
Muchas revisiones sistemáticas de ensayos clínicos muestran que los antidepresivos son eficaces para el tratamiento de la fibromialgia. Sin embargo, en el Reino Unido, ninguno de estos fármacos tiene licencia para ser usado en la fibromialgia.

Un metaanálisis en red de ensayos aleatorizados controlados halló que los antidepresivos tricíclicos redujeron el dolor pero no modificaron significativamente la calidad de vida. Solo un metaanálisis halló un 2,9 de riesgo relativo de reducción de un dolor inespecífico. U

n metaanálisis en red de estudios aleatorizados controlados halló que, comparados con el placebo, los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina tuvieron una diferencia media estandarizada (DME) de 0,63 para el dolor y de 0,49 para la calidad de vida. Otro metaanálisis de la red encontró que el riesgo relativo de una mejoría del 30 % en el dolor fue 1,84 para la fluoxetina y 1,64 para la duloxetina.

Una revisión sistemática encontró que la DME de la duloxetina fue de 0,32 para el dolor, 0,12 para la fatiga, 0,24 para los problemas del sueño, y 0,26 para la depresión. La misma revisión sistemática encontró que la DME para el milnacipran fue de 0,20 para el dolor, 0,14 para la fatiga, 0,02 para los trastornos del sueño y 0,11 para la depresión.

El uso de amitriptilina, fluoxetina, paroxetina, duloxetina, milnacipran y moclobemida (un inhibidor de la monoamino oxidasa) es compatible con las recomendaciones de las guías. Quizás la moclobemida deba ser evitada debido a una elevada incidencia de efectos adversos. El milnacipran no se comercializa en el Reino Unido, donde la duloxetina no está autorizada para la fibromialgia. Tanto la duloxetina como el milnacipran están aprobados en EE.UU. por la Food and Drug Administration para ser usados en la fibromialgia, mientras que en Canadá solo está aprobada la duloxetina.

Medicamentos anticonvulsivos
Varias revisiones sistemáticas de estudios aleatorizaados controlados muestran que la segunda generación del anticonvulsivo pregabalina es eficaz para el tratamiento de la fibromialgia. Una revisión de los ensayos de pregabalina (150-600 mg/día) versus placebo encontró una DME para el dolor de 0,28; de 0,17 para la fatiga y, de 0,35 para los trastornos del sueño y la ansiedad.

La razón de riesgo para una reducción del dolor del 50 % fue de 1,59. Una metaanálisis de red encontró que, en comparación con el placebo, que la pregabalina (300 mg) tuvo un riesgo relativo de 30% de mejoría del dolor de 1,36. Una tercera revisión encontró que el número necesario a tratar con 300 mg de pregabalina, para reducirel 30% de la intensidad del dolor fue 9,2; y para un cambio entre muy bueno y excelente el número necesario a tratar fue 11. Una revisión sistemática identificó un ensayo que comparó la gabapentina con el placebo (n=150); y el riesgo relativo de un 30% de mejoría con la gabapentina fue de 1,60.
 
En el Reino Unido, ni la pregabalina ni la gabapentina tienen licencia para ser utilizadas en la fibromialgia, pero ambas están aprobadas para esa indicación en EE. UU. Y Canadá. Las guías avalan en uso de la pregabalina o la gabapentina.

Otros fármacos 
Hay muchos fármacos que han sido recomendados para la fibromialgia. Sin embargo, solamente son utilizados por los especialistas y su revisión no entra dentro de los objetivos de este artículo. 

¿Qué nivel de evidencia brindan los ensayos clínicos de fibromialgia?


La mayoría de los ensayos incluye una gran proporción de mujeres y personas de raza blanca. Por otra parte, muchos ensayos tienen múltiples factores de exclusión, incluyendo las enfermedades psiquiátricas y físicas crónicas. Por lo tanto, puede ser que muchos pacientes con fibromialgia atendidos en la práctica clínica de rutina no estén representados en los datos del ensayo. Debido a que el seguimiento suele ser corto, no es posible comentar los riesgos y beneficios del tratamiento farmacológico más allá de los 6 meses.

Hay mayor cantidad de participantes en el metaanálisis de los diferentes fármacos que en el metaanálisis de las intervenciones no farmacológicas. Comúnmente, la magnitud del efecto de los tratamientos farmacológicos para el dolor y la calidad de vida de las personas con fibromialgia publicaos es de pequeña a moderada.

Los autores de un metaanálisis en red llegaron a la conclusión que el beneficio de los tratamientos farmacológicos son de un valor clínico cuestionable y que solo hallaron pruebas limitadas para el tratamiento no farmacológico. Una vez que fueron excluidos los ensayos con menos de 50 sujetos por rama, solamente hay evidencia de la efectividad de un inhibidor de la recaptación de serotonina y noradrenalina (duloxetina) y la pregabalina (para el dolor y la calidad de vida). Sin embargo, puede ser engañoso describir la magnitud del efecto como pequeño, moderado o grande, porque esto puede no estar relacionado con el paciente individual. De mayor utilidad clínica puede ser que la eficacia sea expresada como el número necesario a tratar para obtener un resultado específico.

Los médicos y los pacientes también tienen que aceptar que en muchos casos el tratamiento puede ser ineficaz. Si no se observa un efecto valioso después de una prueba con un medicamento adecuada, el mismo debe ser suspendido e intentar con un tratamiento no farmacológico. En ausencia de cualquier evidencia de que pueda haber respecto de un tratamiento adecuado, los autores sugieren continuar 4 semanas con la dosis máxima recomendada (o la dosis más elevada que el paciente pueda tolerar). En muchos pacientes, la dosis necesaria se irá ajustando después de comenzar con una dosis baja.

♦ Traducción y comentario objetivo: Dra. Marta Papponetti

Logo KW

Find out if the NSA spied on you and shared it with GCHQ [1434]

de System Administrator - viernes, 18 de septiembre de 2015, 15:11
 

Find out if the NSA spied on you and shared it with GCHQ

By Ms. Smith | Network World 

Curious if the NSA has ever spied on you? Privacy International launched a site so you can find out if Britain's GCHQ spied on you; put another way, GCHQ can access NSA data so if the NSA gobbled up your communications, then this is how you can find out and get that digital dirt destroyed.

Privacy International wrote:

Have you ever made a phone call, sent an email, or, you know, used the internet? Of course you have!

Chances are, at some point over the past decade, your communications were swept up by the U.S. National Security Agency's mass surveillance program and passed onto Britain's intelligence agency GCHQ. A recent court ruling found that this sharing was unlawful but no one could find out if their records were collected and then illegally shared between these two agencies… until now!

If you are an American and you are still wondering if this applies to you, it does; it applies to "everyone" in the world. After Privacy International's legal victory in February, the watchdog organization explained:

Through their secret intelligence sharing relationship with the NSA, GCHQ has had intermittently unrestricted access to PRISM - NSA's means of directly accessing data and content handled by some of the world's largest Internet companies, including Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, PalTalk, AOL, Skype, YouTube and Apple.

GCHQ could also access the NSA's Upstream surveillance program. In fact, GCHQ's access to NSA material "makes up the large bulk of all surveillance material handled by the security services; some ex-GCHQ staffers estimated that '95% of all SIGINT [signals intelligence material] handled at GCHQ is American'."So the next step in Privacy International's "Did GCHQ Illegally Spy On You" campaign allows you to find out if you were spied upon. People need to make their own personal claims to be submitted to the Investigatory Powers Tribunal (IPT). The online tool offers options for individuals representing themselves, for individuals with representation such as attorneys or advocates, for organizations representing themselves, and for organizations with representation.

The FAQ states, "This campaign will only tell you if the NSA shared your communications with GCHQ before December 2014, not if GCHQ shared communications with the NSA."

If you have been unlawfully spied on before December 2014, then the IPT has to tell you. "You will receive a declaration that your privacy rights have been violated and you can request that any information unlawfully obtained is deleted."

"The public have a right to know if they were illegally spied on, and GCHQ must come clean on whose records they hold, some of which they should never have had in the first place," said Eric King, Deputy Director of Privacy International.

As an example, if you were filing a claim on behalf of yourself, you need to input your title, last name at birth, last name during 2014, your first name, any aliases you commonly went by in 2014, your birth date, your current address and your email address. You also need to provide other personally identifiable information.

The form for an individual states:

Please provide a list of relevant telephone numbers, e-mail addresses, IP addresses, vehicle registration numbers or other information that may be used to help locate any information or communications GCHQ has that relate to you. We do not know how GCHQ chooses to organize its massive databases of information, so unfortunately we cannot provide you with more concrete guidance on the types of identifiers that are likely to yield results.

While you do not need to provide any identifiers, the Tribunal is unlikely to be able to order an effective search for your information without them. You may include more than one identifier in each of the below lines, but if you do so please separate each identifier with a semi-colon (;). If it is not readily apparent what the identifier is, please try to indicate the nature of the information you are providing, e.g. Twitter: @privacyint; IP address: 123.456.789.101.

Don't procrastinate too long as it's in your "best interest," and you only have until December 5, 2015 to submit a claim.

Link: http://www.networkworld.com


Página:  1  2  3  (Siguiente)
  TODAS