Neurociencia | Neuroscience


Neuroscience 

Navegue por el glosario usando este índice.

Especial | A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | Ñ | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z | TODAS

Página:  1  2  3  4  (Siguiente)
  TODAS

P

Logo KW

Parasite’s Genes Persist in Host Genomes [1431]

de System Administrator - viernes, 18 de septiembre de 2015, 14:18
 

Parasite’s Genes Persist in Host Genomes

By Rina Shaikh-Lesko 

Researchers find evidence of gene flow from parasitoid wasps to the butterflies and moths they lay eggs in.

 

Manduca sexta and the cocoons of the associated parasitic wasp parasitoid Cotesia congregataWIKIMEDIA, 8THSTAR

Butterflies and moths may have wasp genes in their genomes, transported via viruses that help parasitoid wasp larvae survive inside caterpillars, according to a study published today (September 17) in PLOS Genetics. Some of these genes appear to protect the host insects against other viral infections.

Parasitoid wasps lay their eggs in other insects. When the larvae hatch, the juvenile wasps consume the insect for food. One class of such wasps, braconid wasps, insert bracoviruses along with their eggs to suppress the host caterpillar’s immune response, which would otherwise attack the parasite’s eggs and destroy them. Bracoviruses belong to a group called polydnaviruses, which have been associated with parasitoid wasps for an estimated 100 million years. Now, researchers at the University of Valencia in Spain and the University of Tours in France have found that genes from a bracovirus associated with the wasp Cotesia congregate, which usually lays eggs in the caterpillars of the tobacco hornworm moth (Manduca sexta), were also present in non-host butterfly and moth—lepidopteran—species, including silkworms, beet armyworm moths, fall armyworm moths, and Monarch butterflies.

The study “clearly demonstrates that polydnaviruses have been a source of horizontal gene transfer among insects,” entomologist Michael Strand of the University of Georgia who was not involved in the research wrote in an email to The Scientist. “Parasitoid wasps that carry polydnaviruses are an extremely species-rich group and have a life history that puts them into the position to introduce polydnaviruses into different insects.”

At first, when researchers Jean-Michel Drezen and Salvador Herrero, saw the signs of bracovirus DNA in lepidopterans, they assumed they had made a mistake. “We thought it was just a contamination,” said Herrero. When the researchers verified their results in new specimens from the field, they were surprised to find lepidopteran genes that matched bracovirus genes. Further analysis of butterfly and moth genomes confirmed that the swaths of viral DNA were flanked by lepidopteran genes.

“You can often prove that something is horizontally transferred, but you often don’t know the direction,” said Todd Schlenke, an entomologist at Reed College in Portland, Oregon, who was not involved in the research. “You can tell that the direction was from the virus in the wasp that then went into the butterflies based on how it was integrated into the butterfly genome.”

Moreover, in one species of armyworm, Drezen and Herrero, and their colleagues found that genes for C-type lectins were more like wasp lectin genes than those of other lepidopterans. The researchers also found evidence to suggest that at least one bracovirus gene in armyworms protects the caterpillars from infection by common insect pathogens called baculoviruses. “What’s surprising is that [the genes] are used by the lepidoptera and have been domesticated,” Drezen said.

Since braconid wasp victims usually die before reproducing, Drezen and Herrero are perplexed by the presence of bracovirus genes in lepidopterans. They speculate that because braconid wasps are not picky in the hosts they colonize, some wasps may have parasitized non-host species, which were able to clear the larval infection but maintained the bracoviruses genes.

“If the parasitism fails, it’s able to pass the genes from the wasp to the host and become permanent within the [lepidopteran] population,” Herrero said. And because the genes seem to proffer protective effects, they were retained over generations. “It’s a viral gene that’s been acquired to protect against another viral species,” he continued.

Strand cautioned that the evidence that lepidopterans had co-opted bracovirus genes because of their protective effects is interesting, but inconclusive. Drezen and Herrera noted that one way to confirm this would be to develop armyworms with the presumed protective genes knocked out and study the effects of baculoviruses on these mutant hosts.

The researchers consider this gene flow an ancient example of genetically modified (GM) insects, and in their paper noted the finding has implications for the use of parasitoid wasps to control agricultural pests. Some geneticists have suggested adding insecticide-resistant genes to wasp genomes, creating GM wasps that would survive sprayings in crop fields. But those efforts could backfire if genes can be transferred easily between wasps and other insects. “If we insert a gene, we don’t know where it will end up,” Drezen said. “If you put in a gene, like insecticide resistance, it could end up in the pest.”

Going forward, the researchers plan to examine a wider range of lepidopteran genomes in search of horizontally transferred genes. The insertions they found in the eight host species they studied were all ancient, occurring about 5 million years ago, so finding more recent evidence of gene transfer could help clarify how—and why—lepidopterans integrated these new genes.

L. Gasmi, et al., “Recurrent domestication by Lepidoptera of genes from their parasites mediated by bracoviruses,” PLOS Genetics, doi:10.1371/journal.pgen.1005470, 2015.

 

Logo KW

Parkinson's law of triviality (bikeshedding) [1213]

de System Administrator - viernes, 24 de abril de 2015, 14:15
 

Parkinson's law of triviality (bikeshedding)

Posted by: Margaret Rouse

Parkinson's law of triviality is an observation about the human tendency to devote a great deal of time to unimportant details while crucial matters go unattended. 

Parkinson's law of triviality is not the principle known as Parkinson's law, which is the familiar observation that work expands to use up the amount of time allocated for it. However, both principles were originally formulated by Cyril Northcote Parkinson, a British Naval historian and author. 

The act of wasting time on trivial details while important matters are inadequately attended is sometimes known as bikeshedding. That term originates from Parkinson's observation of a committee organized to approve plans for a nuclear power plant. As Parkinson noted, the committee devoted a disproportionate amount of time to relatively unimportant details -- such as the materials for a bicycle storage shed -- which limited the time available to focus on the design of the nuclear plant. 

As is the case with the more famous Parkinson's law, the law of triviality has implications for many areas of business, including  time management, resource allocation, project planning and project management.

 

Related Terms

Definitions

  • Respect for People principle

    - Continuous Improvement (CI) and Respect for People are the two foundational principles of the Toyota Way, the company's business management guide. (WhatIs.com)

  • Parkinson's law

    - Cyril Northcote Parkinson observed that "work expands so as to fill the time available for its completion" in a 1955 essay published in "The Economist" based on his experience in the British Civil ... (WhatIs.com)

  • PDCA (plan-do-check-act)

    - PDCA stands for plan-do-check-act, sometimes seen as plan-do-check-adjust. The model is also known as the Deming circle/cycle/wheel, Shewhart cycle, control circle/cycle, or plan–do–study–act (PDSA). (WhatIs.com)

Glossaries

  • Project management

    - Terms related to project management, including definitions about project management methodologies and tools.

  • Internet applications

    - This WhatIs.com glossary contains terms related to Internet applications, including definitions about Software as a Service (SaaS) delivery models and words and phrases about web sites, e-commerce ...

Link: http://whatis.techtarget.com

Logo KW

Pase de sala: La pedagogía de la humillación [924]

de System Administrator - jueves, 9 de octubre de 2014, 12:28
 

"La verdad y otras mentiras"

Pase de sala: La pedagogía de la humillación

 

Autor: Daniel Flichtentrei | Fuente: IntraMed 

A Soledad todo le parece claro y distinto. Vive en un mundo sin zonas grises. No conoce la penumbra de la duda ni el suburbio de la incertidumbre. Se peina con el cabello tirante hacia atrás y una cola de caballo que anuda a ciegas con las dos manos sobre la espalda con una gomita azul. Lo hace con una destreza extraordinaria y a toda velocidad. Yo siempre me asombro de esa habilidad. Mira de frente con sus ojos verdes sin pintar y habla con frases cortas, contundentes. La boca se le frunce con cada palabra. Los labios se mueven como si soplara. Mantiene los hombros erguidos y los pechos apretados bajo la chaqueta y el camisolín. Se ubica en el centro de un semicírculo que forman los demás médicos alrededor de la cama del paciente. Las miradas convergen en ella como si fuera el centro de gravedad de un sistema planetario.

Escucha con expresión neutra lo que el residente relata acerca de los sucesos que motivaron la internación del paciente durante la madrugada. Ella lo interrumpe. Casi siempre para señalar errores o conductas alternativas.  No permite que nadie refute sus afirmaciones. El pobre chico la mira asustado. Sabe que no puede responderle pero también que lo que ella comenta es imposible de hacer en el lugar donde se encuentran. A Soledad eso no le importa. Recita lo que ha leído durante las últimas semanas en revistas que ella recibe y se ocupa de esconder para que nadie más pueda hacerlo. Sólo cuando se siente satisfecha por haber citado la bibliografía en cada oportunidad que se le presenta las deja sobre el estante de la biblioteca del servicio para que los otros puedan leerlas.

Su objetivo no es el paciente sino la conducta de sus subordinados. Nunca toca a un enfermo. No habla con ellos ni con sus familias. No intercambia opiniones, dicta sentencias. Yo la quiero. Me produce cierta ternura de niña mala e indefensa. Pero ella me odia. Hace años que no me habla aunque yo sí lo hago. Me responde por intermedio de otra persona. Busca a alguien y le dice lo que en realidad me está diciendo a mí. Todos entienden la escena pese a lo ridículo de los hechos.

-Parece que en este lugar todos practican una medicina del siglo pasado-, dice en tono acusatorio. Se hace un silencio que ella deja correr para destacar lo que acaba de decir. Da un paso al frente y se apoya sobre el respaldo de la cama. –El paciente tiene 53 años, ingresa a las dos de la mañana por un cuadro de infarto agudo de miocardio anterior con noventa minutos desde el inicio de los síntomas. ¿Es así?- El médico de guardia confirma con un movimiento de la cabeza. –Todas las recomendaciones señalan la conveniencia de realizarle una angioplastia primaria. ¿Estamos de acuerdo?- Nadie responde pero ella deja pasar uno segundos antes de continuar. – Ustedes deciden realizarle una infusión de Estreptiquinasa. El paciente tiene criterios de reperfusión en pocos minutos. ¿Es correcto?- Nadie habla. -¿Recordame tu nombre querido?-, le pregunta al médico residente. Todos sabemos que ella lo conoce perfectamente. Es un recurso escénico. –Rodrigo, doctora-. Conozco el guión, ya he visto esta obra muchas veces. –Rodrigo, dos horas más tarde el paciente presenta una hemorragia digestiva grave y entra en shock. ¿Es correcto?- El enfermo está bajo sedación farmacológica y asistencia respiratoria mecánica. Hay una bolsa de sangre y varios frascos de suero con medicamentos pasando a través de las tubuladuras. Es un hombre robusto, moderadamente obeso. –Sí doctora, es lo que acabo de relatar-.

Soledad simula que piensa durante algunos segundos. Se toma el mentón con la mano y mira hacia el techo mientras tuerce la boca.

Si yo no recuerdo mal, el sangrado es la complicación más grave del uso de trombolíticos. ¿Es así Rodrigo?- El chico me mira. Yo he estado en su lugar hace muchos años. He sentido lo que él siente ahora. –Sí doctora es así- Soledad se acerca hasta casi tocarlo. Se para frente a él. Va a gritar. Sé que va a gritarle.

Desde hace algunos meses se ha puesto peor de lo que siempre ha sido. Más arrogante. Necesita ser el centro de todo cuanto sucede a su alrededor. No quiero herirla, pero no puedo permitir que haga lo que va a hacer. Hemos sido compañeros durante muchos años. Nos conocemos bien. Ella disfruta desafiándome. Le gusta mostrar un modelo de profesional opuesto al que yo encarno. Uno que sabe que desprecio y que me irrita.

Nadie parece dispuesto a decir nada. Rodrigo me mira sobre el hombro de Soledad y después baja la cabeza. Lo tomo del brazo y lo obligo a retroceder. Yo ocupo su lugar. Ella se sorprende y da un paso atrás

-Es muy interesante tu observación Soledad. Claro que la angioplastia es preferible, pero sólo cuando se dispone de ese recurso. Claro que la trombolisis lleva implícito el riesgo de sangrado, pero este paciente no tenía ninguno de los criterios de riesgo para ello. Es una toma de decisiones. Y se tomó la decisión correcta. Hacerlo o dejar de hacerlo implica riesgos. Se eligió la opción más razonable sustentada en las evidencias y recomendaciones disponibles y en las posibilidades del escenario real-.

Busca a Rodrigo y habla mirándolo a él. –Si todo fue tan perfecto, por qué ahora el paciente está atravesando esta complicación-. Una de las médicas me aprieta el hombro como un llamado a la calma. –Soledad, porque los únicos actos médicos que no corren el riesgo de complicarse son los que no se hacen. Rodrigo y sus compañeros estuvieron acá mientras vos dormías en tu casa. Actuaron de la mejor manera posible y enfrentaron la complicación con la misma determinación. Es estúpido reclamar la aplicación de recursos con los que no se cuenta-.

Soledad se pone colorada. Algo comienza a subir en su interior como la lava de un volcán que anuncia la erupción. Gira sobre sí misma, por primera vez me mira de frente.

Estoy tratando de enseñarles a los chicos lo que deben saber. No interfieras-. Me gusta verla así. Recuerdo viejas discusiones de cuando a los dos nos importaba saber qué clase de médicos queríamos ser. Elegimos modelos diferentes. Tal vez nunca nos hayamos perdonado eso.

Soledad, vos no estás enseñando nada que valga la pena. Estás aplicando tu pedagogía de la humillación para marcar tu territorio y el de ellos. Eso es todo. La medicina se ejerce al lado de los enfermos. Sudados, dormidos, con hambre y agotados. No impecable, recién levantada y desayunada como llegás vos cada mañana. No hay evidencias sin contexto. Ninguna recomendación te releva de la responsabilidad de tomar decisiones en casos particulares. ¡No jodas!-.

El grupo comienza a moverse. Están inquietos. Se desplazan sin disgregarse. Nadie quiere perderse lo que decimos pero ninguno se anima a mirar a Soledad a la cara. Rodrigo se mueve despacio hasta quedar oculto detrás de las otras personas. Somos seis o siete: residentes, médicos de guardia o de planta y la jefa de enfermeras. Soledad está alterada. Se frota las manos. Me habla casi a los gritos.

Vos también venís a la mañana recién afeitado, bañado y con la corbata haciendo juego con la camisa. Nosotros dos ya pasamos por eso, ahora les toca a ellos-. Tiene razón. Pero está equivocada.

Claro, vos y yo pasamos juntos por esa etapa. Pero parece que vos te la has olvidado. Yo no quiero hacerlo-. 

Llegan dos enfermeras que no quieren perderse el espectáculo.

–Hasta donde yo recuerdo vos muchas veces estabas en la habitación del quinto piso con alguna de tus amiguitas cuando ingresaba un paciente de madrugada. ¿O me equivoco?-.

No, no te equivocás. Pero no recordás todo. Vos venías desesperada a golpearme la puerta cuando eso ocurría y me pedías por favor que bajara. Y yo siempre lo hacía. Eso hizo que me encontrarás más de una vez en calzoncillos. ¿O me equivoco?-

Me toma con fuerza del brazo y me obliga a acompañarla hasta el oficce de enfermería.

Te pido que no me desautorices delante de los residentes. No lo voy a tolerar-. Los demás nos miran a través del vidrio.

–Sole, yo no te desautorizo. Vos no tenés autoridad para humillar a la gente. Y en este caso ni siquiera tenés razón-.

Se sienta en una silla de madera rota. Vierte agua de la pava en el mate y da un par de sorbos a la bombilla.

–Yo sé qué clase de tipo sos vos. A mí no podés engañarme. Nos conocemos hace muchos años-.

Está furiosa y bellísima. -¿Te acordás cuando hacíamos guardia y yo te decía que te sueltes el pelo?- Se pone de pie y camina hacia la puerta. –¡No seas idiota!- -Nunca me hiciste caso, es una pena-. Sale. Escucho sus pasos enérgicos por el pasillo y el portazo que hace temblar los vidrios.

Me sirvo un mate. Chupo con torpeza y me quemo la lengua. Nunca me gusto el mate. La jefa de enfermeras entra y me acaricia las nalgas. Rodrigo se acerca sin decirme una palabra. Mete la mano en el bolsillo y me deja la mitad de una Rodhesia envuelta en una servilleta de papel sucia y arrugada. Suena la sirena de una ambulancia.

Antes de volver al trabajo cierro los ojos. Veo la piecita del quinto piso oscura y fría a mitad de la madrugada. La veo a Soledad golpeando la puerta desesperada. Me veo a mí abriendo en calzoncillos.

Por favor vení  entró un paciente descompensado. No me dejes sola-. Bajamos las escaleras a tientas. Antes de entrar a la sala me mira. –Gracias-, me dice llorando. –No puedo hacerlo, te juro que no puedo-. -No te preocupes, nadie puede. Pero lo hacemos igual.

Link: http://www.intramed.net

Logo KW

Pensamiento lateral [1518]

de System Administrator - miércoles, 14 de octubre de 2015, 13:09
 

Artículo neurociencias: Pensamiento lateral

 

por Dr. Nse. Luis María Labath

Resumen: Todas las personas tienen a su alcance la posibilidad de resolver un desafío con las herramientas más convencionales y que tienen a su alcance. Sin embargo, al emplear lo conocido solo arribarán a soluciones obvias. Es aquí en donde la figura del pensamiento lateral posibilitará razonamientos novedosos e ingeniosos, aunque para alcanzarlos se necesita de trabajo extra.

El pensamiento es el recurso máximo del ser humano. Sin embargo, nunca se está satisfecho con la capacidad más importante, porque por más bueno que uno sea, siempre necesita pensar mejor. Generalmente, los únicos complacidos con esta capacidad son aquellos que creen que el objetivo de pensar es probar que tienen razón para su propia dicha, enfrentando la gran dificultad de la confusión por el hecho de intentar hacer demasiadas cosas al mismo tiempo. 

A través de otros caminos, las situaciones extrañas, absurdas o ilógicas para el cerebro requieren de una explicación y pueden ser resueltas evitando lo lógico o lo obvio, enfrentando los viejos y nuevos problemas con novedosas ideas. Este proceder es ideal para liberar la mente del efecto polarizador de los antiguos axiomas y estimular otros mediante la astucia, sobre todo, a través de la creatividad y el ingenio como procesos mentales a los que está profundamente unido. 

El término pensamiento lateral fue concebido por Edward de Bono (escritor y psicólogo de la Universidad de Oxford) para describir un tipo de pensamiento distinto al convencional o lógico, con un enfoque mucho más racional, sin suposiciones básicas, que permite escapar de la rutina generadora de ideas ordinarias para dar paso a nuevas y frescas reflexiones. (Ejemplo: "Algunos meses tienen 31 días, otros solo 30. ¿Cuántos tienen 28 días?", y, la respuesta sería, "todos"). 

El pensamiento lateral trata de encontrar soluciones imaginativas, distintas, que se apartan del clásico enfoque habitual de cualquier problema cotidiano, hasta con los llamados acertijos o adivinanzas, donde la solución, por lo general, no es precisamente aquella que más se espera.

Es en primera instancia una actitud, pero también un método. Su objetivo se focaliza en el cambio de los modelos mentales que limitan los pensamientos. Descomponen las guías establecidas para liberar la información que contienen. Las partes así obtenidas promueven la aparición de nuevos modelos basados en datos de fuentes internas y externas. 

A esta modalidad no le preocupa la producción de una idea incorrecta, sino la elaboración de una gran cantidad de planteos referentes al problema. Para el pensamiento lateral no existen concepciones erróneas y su base primordial es que la lógica presenta desventajas para resolver algunas situaciones, pues requiere de un fuerte fundamento y un proceso que no siempre puede efectuarse o establecerse. ("A Pedrito se le cayó un anillo dentro de una taza llena de café, pero el anillo no se mojó. ¿Cómo puede ser?" respuesta: el café era en grano). 

El pensamiento lógico, rotulado como vertical, es limitado y debe complementarse con el pensamiento lateral. De este modo se vincula con la creatividad, pero no es lo mismo, pues el pensamiento lateral es manejado en forma consciente y deliberada. 

Cuando se pretende lograr algo extraordinario, ya sea por lo novedoso o superador, las conexiones fuertes pierden utilidad ya que solo llevan a lograr lo de siempre, o sea, más de lo mismo. Hacerlo de manera diferente necesita generar nuevas uniones cerebrales y esto solo es posible cuando se rompe la mirada unívoca de ver las cosas siempre de la misma manera, para ver el mundo desde otro lado, sin esperar a que nada se manifieste de manera espontánea, sino recurriendo consciente y deliberadamente a lo que es de vital importancia para sustentarla. 

Así se logra el cambio de pensamientos, no a través de una habilidad privilegiada ni menos compleja, sino de un poder latente que debe desarrollarse con entrenamiento y una exigencia de cambios de la actitud mental con un enfoque abierto a la solución de problemas para modificar la modalidad reflexiva, generadora de nuevas conexiones neuronales que lleven a los resultados superiores. En definitiva, es una poderosa herramienta muy relacionada con la creatividad que trae beneficios a la vida de relación porque estimula la capacidad de resolver situaciones con mayores alternativas y habilidad para abrirse a nuevos puntos de vista. 

El cerebro desarrolla nuevas conexiones a través del entrenamiento, es decir, trabaja como un músculo más. Por ello realizar los ejercicios adecuados comienza a generar esas conexiones novedosas que irán acercando cada vez más a una forma de pensar mucho más creativa. Como todo aprendizaje, las primeras oportunidades requerirán de mayor atención y un enfoque más preciso; luego, se convertirá en algo más habitual. ("¿Cuál es la cabeza que no tiene sesos?" respuesta: la del clavo). 

El pensamiento lateral se funda, por lo tanto, sobre la reestructuración de la información y sus procesos internos, y, para poder efectuar ese proceso, se necesita de un trabajo previo que elimine la rigidez de los arquetipos anteriores, es decir, una especie de relajación que debe materializarse en una forma lingüística que favorezca su empleo en forma eficaz. 

Para lograrlo, por un lado, es necesario revalidar los principios viejos para liberar la mente de lo convencional e intentar reordenar nuevas formas de pensamiento, y, por otro lado, crear nuevos estilos, generadores de nuevas ideas, sin preocuparse por la razonabilidad o no de las preposiciones empleadas debido a que la función de los estímulos es la de guiarnos hacia otras ideas. 

Edward de Bono sostiene: "El pensamiento lateral se ocupa de las ideas nuevas por eso se relaciona con el pensamiento creativo para cubrir un campo más amplio. A veces, los logros representan verdaderas creaciones, y otras no son más que una nueva manera de contemplar las cosas y, por consiguiente, algo menos que creaciones totales. Cuanto más se separa el pensamiento lateral de las reglas de la razón y del pensamiento vertical, más parece acercarse a la locura y la diferencia entre el pensamiento lateral y el vertical está en que en el vertical la lógica controla la mente, mientras en ellateralla lógica se encuentra al servicio de la mente. Pocas personas poseen una aptitud natural para el pensamiento lateral, pero todos pueden desarrollar cierta capacidad si se dedican deliberadamente a hacerlo ya que es una fórmula mágica que puede aprenderse instantáneamente y aplicarse con provecho después, es una actitud y un hábito mental, con distintas técnicas que pretenden producir una toma de conciencia de los procesos del pensamiento lateral. El pensamiento lateral es cuestión de toma de conciencia y de práctica; no de revelación". 

Una manera adecuada de comenzar el entrenamiento podría basarse en las siguientes directivas:

  1. Anotar todo, antes de que se olviden las ideas, sin precipitarse al momento de descartar pensamientos. Incluso lo que en un primer momento parece absurdo, luego podría ser muy valioso.
  2. Sin miedo, tomar la decisión de enfrentarse una y otra vez a nuevos retos. No temer a los problemas aparentemente imposibles de solucionar ni a las preguntas de difícil respuesta. Solo es necesario animar al cerebro a abandonar los caminos establecidos y a dar paso a nuevas estrategias.
  3. Absorber todo tipo de conocimientos, recopilar datos de diferentes naturalezas es buscar la pluralidad del saber. No escatimar esfuerzos para obtenerlos.
  4. Estar muy atento a lo que nos rodea. Siempre un entorno favorable vale su peso en oro. Un contexto aburrido, con falta de estímulos es negativo para nuevas ideas. El medio físico y social constituyen factores importantes para el pensamiento creativo, por lo que rodearse de cosas y personas interesantes o versátiles es buen alimento para el pensar y el sentir.

Criteriosamente el sistema educativo tiene que estar orientado hacia el futuro. Se tiene que educar hoy pensando que esos conocimientos se pondrán en práctica mañana y es necesario intensificar los desbloqueos de la creatividad para lograrlo. Han sido muchos los planteos que ponen en consideración de una u otra forma, de cómo la educación debería favorecer la creatividad siempre, siendo necesario alentar y valorizar el ensayo y el error y más que ello, el ensayo y el acierto, para así ayudar al estudiante a encontrar su vocación y liberarse del miedo, de los tabúes, de los dogmatismos y prejuicios, con estrategias que estimulen la producción del pensamiento lateral o creativo. 

Para lograrlo, solo son necesarios los componentes que juegan un papel importante en el proceso mismo, entre ellos, las estrategias, los métodos, las técnicas, los planes de estudio, el medio ambiente y la comunidad entre otros. 

En este sentido, cuando se enseña aplicando estrategias de pensamiento lateral el estudiante adquiere un protagonismo mayor que con las metodologías tradicionales. Asimismo, construye los conocimientos y desarrolla habilidades mediante la búsqueda personal, con un aprendizaje más atrayente y motivador, sin limitarse solo a registrar la información recibida, sino contrastándola para desarrollar las propias habilidades a través del pensamiento lateral y creativo. Definitivamente, es necesario asumir que el proceso de enseñanza y aprendizaje está siempre relacionado con la motivación, la creatividad, el interés, la participación en la comunidad y las estrategias que el docente aplica en clase. En cierto modo, se trata de enseñar a aprender, a ser y a convivir en la sociedad que nos rodea. 

Leer en sitio web / descargar en PDF: www.asociacioneducar.com/pensamiento-lateral

 

Logo KW

PERCEPCIÓN DEL PASO DEL TIEMPO [1762]

de System Administrator - lunes, 17 de abril de 2017, 01:09
 

¿CÓMO PERCIBIMOS EL PASO DEL TIEMPO?

por Ángel Correa Torres
Dept. de Psicología Experimental, Universidad de Granada, España

Para dar respuesta de una forma amena y sencilla a esta apasionante cuestión, en este artículo se describen experimentos y situaciones cotidianas que ilustran el papel de nuestros procesos mentales de memoria, atención y emoción en la difícil tarea de estimar la duración de los eventos que experimentamos en nuestra vida diaria.

Entender qué es la percepción del tiempo es una de las grandes cuestiones que aún no han resuelto los científicos. Comprender qué es el tiempo en sí mismo ya es un gran reto. Precisamente, un conocido actor americano, Alan Alda, que trabaja en una universidad de periodismo neoyorkina, ha planteado esta pregunta a los científicos que estudian el tiempo. Se trata de un concurso donde los científicos intentarán explicar qué es el tiempo de forma que lo pueda entender un niño de 11 años. Serán los propios niños, unos 6000, los que harán de jurado.

 

Block (1990) distingue tres campos de investigación en la psicología del tiempo: los ritmos biológicos, las experiencias de duración y el estudio del tiempo histórico-cultural. En relación con los ritmos biológicos y las experiencias de duración, que constituyen el foco del presente artículo, podemos considerar que en nuestro cerebro tenemos varios relojes, cada uno especializado en medir un rango de duración concreto.

Uno de ellos es el reloj circadiano, sintonizado para medir duraciones en torno a las horas del día. Está formado por un núcleo de neuronas situado en el hipotálamo, y se encarga del control de nuestros horarios de vigilia y sueño, de alimentación, etc. Este es el famoso reloj que se desajusta cuando hacemos un largo viaje en avión y provoca el fenómeno conocido como “jetlag”.

Nuestro cerebro además cuenta con un reloj de milisegundos, capaz de procesar con gran precisión intervalos muy breves. Este cronometraje es muy importante para, entre otras cosas, percibir el habla correctamente (p. ej., distinguir dos fonemas que se diferencian en una pequeñísima duración), para escuchar música (percepción del ritmo), o para el control de nuestros movimientos (p. ej., cuando intentamos capturar una pelota al vuelo).

Finalmente, el reloj cognitivo sirve para medir duraciones comprendidas entre segundos y minutos y se encarga de nuestra experiencia consciente del paso del tiempo. La gran ventaja de este reloj es que es muy flexible, es decir, se puede poner en marcha y parar cuando queramos. Sin embargo, el reloj cognitivo tiene como inconveniente el que existen multitud de factores que pueden alterar la exactitud de sus mediciones con relativa facilidad.

Si nos centramos en el reloj cognitivo, podemos definir la percepción del tiempo como un fenómeno complejo que requiere de la participación orquestada de varios procesos cognitivos. Entre estos procesos destacan la memoria y la atención que prestamos al paso del tiempo. El filósofo y matemático Bertrand Russell (1992) puso de manifiesto la importancia de la memoria en la percepción del tiempo con gran claridad: “Cuando miramos el reloj, podemos ver moverse el segundero, pero sólo la memoria nos dice que las manecillas de los minutos y las horas se han movido”. Esta afirmación además ilustra una de las estrategias que adoptamos para afrontar la difícil tarea de percibir el tiempo: la utilización de representaciones espaciales concretas para representar entes abstractos, como a veces ocurre con el concepto de tiempo (Román, 2007).

Por otra parte, la atención que prestamos a los eventos también es un factor crucial que determina el funcionamiento de nuestro reloj cognitivo. Tenemos dos dichos populares que lo ilustran muy bien. El primero se le atribuye al científico Benjamin Franklin y, traducido del inglés, sería aproximadamente: “Una olla observada nunca rompe a hervir”. Es decir, cuando prestamos mucha atención a que ocurra algo y, por tanto, nos focalizamos en el paso del tiempo, experimentamos una sensación subjetiva de que el tiempo pasa muy despacio. Es lo mismo que ocurre cuando estamos aburridos, enfermos o esperamos a que nos llame alguien importante (como cantaba la artista Madonna en su canción “Hung up”). Estas situaciones tienen en común que, al no haber nada más interesante en qué pensar, el paso del tiempo se convierte en el foco de nuestra atención, y esto distorsiona nuestra sensación, haciendo que el tiempo se alargue hasta la eternidad.

El segundo dicho expresa que “el tiempo pasa volando cuando lo estás pasando bien”. En esta situación ocurriría todo lo contrario: si estamos viendo una película muy entretenida o estamos realizando una actividad muy absorbente, eso es lo que captura nuestro foco de atención y el tiempo pasa sin que seamos conscientes de ello. Es como si, al distraernos, perdiéramos la cuenta de algunos tic tac o pulsos de nuestro reloj cognitivo y tenemos la sensación de que se acorta el tiempo.

Es interesante destacar que situaciones como las anteriores, en las que el tiempo se alarga o se acorta, suelen llevar asociado un importante componente emocional, de modo que la relación entre las emociones y la percepción del tiempo es muy estrecha (Droit-Volet y Meck, 2007). Por ejemplo, cuando percibimos que no nos va a dar tiempo a hacer algo que tenemos que hacer (terminar de preparar un examen, llegar a tiempo a una reunión mientras estamos en un atasco de tráfico), solemos experimentar emociones negativas como la ansiedad y el estrés.

 

La relación entre la percepción del tiempo y nuestras emociones también ocurre en sentido inverso, es decir, las emociones influyen en cómo percibimos el tiempo. El neurocientífico David Eagleman realizó un experimento donde los participantes tenían que saltar desde una plataforma de 15 plantas de altura a una red, y después estimaban cuánto tiempo había durado el salto (Stetson, Fiesta y Eagleman, 2007). Los participantes de este estudio estimaron que el salto duró tres veces más de lo que realmente duró (tres segundos). Parece que las emociones fuertes, como las que producen algunos deportes de riesgo, distorsionan profundamente nuestra sensación del paso del tiempo y, por tanto, afectan a nuestro reloj cognitivo.

Aunque todavía existen muchas incógnitas acerca de cómo el cerebro es capaz de percibir el tiempo, recientemente se están produciendo importantes avances respecto a cuáles son las áreas cerebrales más relevantes. Una de las ideas más aceptadas es que la percepción del tiempo implica la actuación coordinada de una red de estructuras cerebrales, tanto subcorticales (ganglios de la base y cerebelo, zonas de nuestro cerebro primitivo relacionadas con el control de los movimientos), como zonas de la corteza cerebral, cuya estructura clave está en la parte frontal (véase Correa, Lupiáñez y Tudela, 2006, para una revisión en castellano; Coull, Vidal, Nazarian y Macar, 2004).

En la Universidad de Granada hemos realizado una investigación donde encontramos que los pacientes que han sufrido una lesión cerebral en la parte frontal del cerebro tienen serios problemas para percibir el tiempo y para hacer uso de la información temporal (Triviño, Correa, Arnedo, y Lupiáñez, 2010; para un resumen en castellano véase Triviño, Correa, Arnedo y Lupiáñez, 2010). Las dificultades que tienen estos pacientes para percibir el tiempo se parecen a lo que ocurre con los niños cuando, p.ej., en un viaje de coche están continuamente preguntando “¿papá, cuánto falta para llegar?”. Aunque les respondamos que faltan cinco minutos, ellos sólo esperarán uno antes de volver a preguntar. Justamente, la parte frontal del cerebro, importante para la percepción del tiempo, es la que más inmadura se encuentra en los niños. Así, los niños pequeños, al igual que los pacientes con lesión frontal, no tienen una percepción del tiempo muy ajustada a la realidad. Digamos que un minuto les parece como si durara diez.

En este artículo hemos repasado brevemente algunos ejemplos que ilustran la volatilidad de nuestra capacidad para percibir el paso del tiempo. La memoria, la atención y nuestras emociones, junto con sus estructuras neurales subyacentes, forman un complejo entramado de procesos neurocognitivos cuya precisión para estimar el tiempo puede verse alterada con relativa facilidad. Por cierto, si has tenido la sensación de que el tiempo de lectura de este artículo ha pasado rápido, ¡será que no te ha resultado muy aburrido!

 

Referencias

  • Block, R. A. (1990). Cognitive models of psychological time. Hillsdale: Lawrence Erlbaum Associates.
  • Correa, A., Lupiáñez, J. y Tudela (2006). La percepción del tiempo: Una revisión desde la Neurociencia Cognitiva. Cognitiva, 18, 145-160.
  • Coull, J. T., Vidal, F., Nazarian, B. y Macar, F. (2004). Functional anatomy of the attentional modulation of time estimation. Science, 303, 1506-1508.
  • Droit-Volet, S., y Meck, W. H. (2007). How emotions colour our perception of time. Trends in Cognitive Sciences, 11, 504-513.
  • Stetson, C., Fiesta, M. P., y Eagleman, D. M. (2007). Does time really slow down during a frightening event? PloS ONE, 2(12), e1295. doi:10.1371/journal.pone.0001295
  • Triviño, M., Correa, A., Arnedo, M. y Lupiáñez, J. (2010). Temporal orienting deficit after prefrontal damage. Brain, 133, 1173-1185.

Link: http://medina-psicologia.ugr.es

Logo KW

Performance Art [1040]

de System Administrator - lunes, 5 de enero de 2015, 19:53
 

Performance Art

Regulation of genome expression orchestrates the behavior of insect castes and the human response to social stress.

By Mary Beth Aberlin

Soldier ants and worker bees made Darwin scratch his head. How to explain the comportment of insects that live in social groups—catering to the colony’s queen, nursing her eggs and larvae, foraging for food, defending the nest—yet never getting to have their own offspring? In this month’s cover story, “The Genetics of Society,” Claire Asher and Seirian Sumner describe the growing field of sociogenomics, which uses information gathered from genome sequences, epigenetic patterns, and transcriptome and proteome analyses to suss out how a seemingly identical genome can account for observed forms of caste-specific behavior. It’s a story of rapid gene evolution and differential gene expression. “The organization and col­lective decision making of eusocial insects is even yielding new insights into human behavior and what it means to be part of a society,” write the authors. Darwin would have loved this.

Although human behavior is much less typecast than that of bees, ants, and termites, our species’ reactions to social situations are also proving to be a matter of differential gene expression. It’s been known for quite a while that social adversity, physical abuse, loneliness, and even grief are associated with increased susceptibility to disease. In “Stress Fractures” you’ll learn about alterations in the expression of immune-system genes that occur as a result of psychological stress, and about the generation of immune cells that can “hide out in the spleen and reemerge months and possibly even years later in response to subsequent stressors, potentially explaining how experiences of social adversity early in life can shape one’s inflammatory landscape as an adult.” Author Daniel Cossins also reports on new evidence that certain stress-induced epigenetic modifications are heritable. The jury is still out on that one, as well as on new research reporting that microRNAs might play a role in passing down stress-influenced phenotypes.

One type of stress that affects all organisms is pathogenic infection. The well-tuned vertebrate immune system employs two strategies to deal with invaders: an immediate and nonspecific innate response, and an adaptive response tailored to the particular pathogen. Prokaryotes facing down an invader were thought to mount nothing more than a fairly simple innate immune response. Eugene Koonin and Mart Krupovic (“A Movable Defense”) recount the pivotal role of mobile genetic elements such as transposons in the establishment of adaptive immunity in bacteria and archaea. A snippet of an invader’s DNA is inserted into a specific region of a host’s genome, the CRISPR cassette, with the help of the Cas1 enzyme; subsequent infection with the same parasite activates the CRISPR-Cas system to produce small RNAs called CRISPR targeting RNAs (crRNAs) that direct the destruction of the invader’s genome. In other words, prokaryotes can remember a particular infection and mount a specific counterattack upon reinvasion. What’s more, this knowledge is passed on to subsequent generations. From extensive comparative genomic studies, Koonin and Krupovic have found that a family of transposons they call casposons lies at the base of the phylogenetic tree in which Cas1 is found: these mobile genetic elements are apparently early ancestors of prokaryote adaptive immunity.

CRISPR-Cas systems—all the rage these days for precision genome editing—are ancient prokaryotic defense mechanisms. But did you know that cheese and yogurt manufacturers rely on the immune systems of bacterial starter cultures to attack viruses that can ruin dairy products? Associate Editor Kerry Grens describes the vaccination of bacterial strains to ramp up their CRISPR-Cas systems, making them better pathogen destroyers and saving businesses a ton of money in the process.

Further insights into the mechanisms of group living and defense against outsiders lie in wait, whether they’re buried deep in the genomes of people suffering social stress, in the epigenetic programs of eusocial ant species, or at the bottom of your yogurt cup. This issue celebrates the scientists who are unlocking the secrets of our very social world.

Mary Beth Aberlin  Editor-in-Chief  eic@the-scientist.com

Logo KW

Person's future cognitive performance [744]

de System Administrator - jueves, 14 de agosto de 2014, 01:21
 

 

Intelligence Advanced Research Projects Activity

IARPA wants to know if it's possible to measure a person's future cognitive performance

Logo KW

Personality and Knowledge Sharing [715]

de System Administrator - viernes, 8 de agosto de 2014, 16:20
 

How Personality Affects Knowledge Sharing: Are You A Giver, Matcher, Or Taker In The Office?

By Dana Dovey

Being the nice guy in the office may pay off after all. Photo courtesy of Shutterstock

We are all familiar with the popular notion that in order to succeed professionally one must be ruthless and more concerned with personal needs than those of others. A studyfrom Germany challenges this notion by presenting some quite compelling evidence that suggests the exact opposite: Selfless, altruistic people can actually be more successful due to their excellent information-sharing skills.

For all those nice guys who regularly go out of their way for others, today may be your day. Researchers from the University of Tübingen in Germany conducted a study to see how much one’s personality affected the ability to trade information, an important trait in the business world, according to a press release. The researchers divided participants into three groups: givers, takers, and matchers, based on their score in a personality test developed by University of Pennsylvania researcher Adam Grant. The participants were then asked to partake in mock situations to measure their altruistic nature.  

The mock activity involved giving participants fictional money and asking them to decide how much of the money they would give to a shared group pool. They were told that if they put the money in a pool it would be doubled and then divided evenly. Theoretically, if everyone contributed their share of money, it would prove beneficial to the entire group. However, if everyone else from the group contributed their money except for one, then it would prove most beneficial to the lone individual.  

Results from the fictional dilemma gave researchers a bit of insight into the participants' personalities and how that might translate on a professional level. Those identified as givers were found to share not only more money with the group but also found to share mainly the important information. On the other side of the spectrum, takers kept both money and all different types of information. Somewhere in the middle were the matchers, who operated in a more tick for tack manner.

It is hoped that this study’s results may prove useful in organizational knowledge management. Knowledge exchange is necessary to run an efficient business. The study suggests that to run the most efficient business, managers and leaders should take the personalities of their employees into context. While takers may appear good choices at first glance, based on their driven personality, it would be wise for employers to know they may be more inclined to keep important information to themselves.

Source: Utz S, Muscanell N, Goritz AS. Give, match, or take: A new personality construct predicts resource and information sharing. Personality and Individual Differences. 2014.

Link: http://www.medicaldaily.com/how-personality-affects-knowledge-sharing-are-you-giver-matcher-or-taker-office-297114

Logo KW

Philosophy of Mind & Robotics with Dan Barry [1293]

de System Administrator - jueves, 9 de julio de 2015, 19:32
 

Philosophy of Mind & Robotics

with Dan Barry

https://youtu.be/w7_NkAByZNc

with Neil Jacobstein

https://youtu.be/ai7gN7v-_tg

Logo KW

Physical Fitness [835]

de System Administrator - jueves, 4 de septiembre de 2014, 12:58
 

Physical Fitness Can Help Prevent Young Adolescents’ Depression, Study Finds

By American Psychological Association (APA)

 

Physically fit sixth-graders – especially girls – are less likely to report feeling depressed when they reach seventh grade, according to a study presented at the American Psychological Association’s 122nd Annual Convention.

Even when researchers considered existing symptoms of depression and weight, sixth-grade girls who performed better on a cardiorespiratory fitness test were less likely to feel depressed when they were surveyed again in seventh grade. There was a smaller but similar effect on boys’ depression, according to the findings presented by Camilo Ruggero, PhD, of the University of North Texas.

Researchers surveyed 437 students, 55 percent of whom were girls, at six middle schools in a metropolitan county in North Texas as part of a larger, county-wide program to assess physical fitness. In sixth and seventh grades, participants answered questions about their symptoms of depression and fitness. They were also weighed and completed a shuttle-based run, which is a fitness testing procedure involving short bursts of speed. The sample was 89 percent white and 9 percent African-American, with 27 percent also identifying as Hispanic.

“A student’s physical activity level may change from week to week, whereas fitness is a result of more prolonged physical activity,” Ruggero said. “Assessing the students’ body mass index, how well they performed on a shuttle-run test and their own feelings of personal fitness helps to give us a more complete picture of each student’s fitness level.”

Twenty-eight percent of the girls in sixth grade and 29 percent in seventh grade had elevated symptoms of depression, said Ruggero. Among boys, 22 percent had elevated symptoms of depression in seventh grade and 19 percent in eighth grade. For boys and girls, the most powerful predictor of depression in seventh grade was having had symptoms of depression in sixth grade. However, once researchers controlled for this, fitness was an important factor in curbing students’ depression a year later.

Depression in adolescence is associated with a range of poor school and health outcomes later on and is the main cause of disability in this age group according to the World Health Organization, Ruggero said.

“Depression that begins at this time can lead to chronic or recurring depression in later years,” he said. “Fitness programs are one way to help prevent depression in middle-schoolers, but schools should also use other interventions, such as one-on-one or group therapy, that more directly address symptom treatment among depressed adolescents.”

From Newswise

*Image of “girl” via Shutterstock


Página:  1  2  3  4  (Siguiente)
  TODAS